Greasemonkey es una extensión para Firefox que permite, por medio de scripts hechos por usuarios, añadir de forma arbitraria pequeñas dosis de DHTML a cualquier página web para modificar su comportamiento. Con esta extensión puedes mejorar la experencia de lectura de un sitio, hacerlo más usable, puedes añadirle nuevas funciones a Gmail, mejorar el uso de Flickr o agregar más cosas en las búsquedas de Google.

Greasemonkey no hace ninguna de estas cosas por si mismo, para eso necesitas instalar los "user scripts" que hacen cosas muy concretas; muchos de estos son creados para sitios en específico, otros para cualquier página web. Existe un directorio con miles de user scripts todos gratis y generalmente hechos para solucionar sus propios problemas. ¿Harto de que tu weblog favorito tiene el texto muy pequeño y te cuesta leerlo? -- crea un sencillo script que hace el texto más grande.

Greasemonkey le da más control al lector, al visitante, al usuario como generalmente se conoce a las personas (como tu y yo) que todos los días navegamos por el web. Algunos creen que Greasemonkey va a deshacer ciertos modelos de negocios en internet, lo cual suena alarmante pero posiblemente real. Por ejemplo: ¿qué pasaría si alguien hace un script que al buscar un disco en Amazon me muestre un enlace directo para comprarlo en AllofMP3 a una fracción del costo del CD?

Por estas y algunas otras razones estaremos escuchando, leyendo y mirando muchísimo sobre Greasemonkey si es que no ha sucedido ya.

Para instalar Greasemonkey debes dirigirte al sitio web de la extensión. Recuerda que funciona únicamente con Firefox el cual puedes bajar totalmente gratis desde aquí.

Si estás interesado en hacer tus propios scripts tienes que bajar el e-book de Mark Pilgrim llamado Dive into Greasemonkey, también es gratis.