¡No te pierdas nuestro contenido!

Aunque suene a sobrenombre de stripper, en realidad me refiero a una perra de raza whippet que sufre una mutación en el gen de la Miostatina, que hace crecer sus músculos de manera exagerada:

Si bien su aspecto es feroz Wendy es una perra extremadamente cariñosa, su muscular figura es producto de la sobreproducción de la proteína Miostatina, la cual es producida por células del músculo esquelético y transportada vía sangre actuando directamente en el tejido muscular.

Según el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, es un problema que suele darse entre los perros de esta raza y que hace que su masa corporal crezca el doble. El problema es que el corazón y los pulmones mantienen su tamaño habitual, lo que hace que la esperanza de vida del animal se reduzca bastante.

A día de hoy, Wendy tiene 4 años humanos y 27 kilos. Su dueña, Ingrid Hansen, la adoptó cuando tenía tan solo 8 meses; y asegura que a pesar de su aspecto intimidante, la perra es muy amigable. Aunque los graciosetes del pueblo la llaman Arnold Swarchzennerger, a mí me recuerda más a Battle Cat, la mascota de He-Man.

Enlace: Big Wendy the muscular whippet | Vía: Anfrix