¡No te pierdas nuestro contenido!

10BestEl rock, el punk, el heavy metal, los videojuegos, el teléfono, el ordenador, el internet, todos ellos acusados de causar aislamiento y satanizados por los medios por ser el culpable de una futura decadencia social, alarmados de su uso por los adolescentes; puedo recordar perfectamente alla por 1996 artículos en revistas "especializadas" donde sicólogos aseguraban que en 10 años los usuarios de internet no podrían diferenciar la realidad de lo virtual.

Ahora le toca al iPod o cualquier reproductor digital portátil, con decepción leo un artículo llamado La 'generación MP3', camino del aislamiento escrito por Francisco Manetto que de forma bastante alarmista asegura que escuchar música con audífonos «se ha convertido en una obsesión» y que (¡oh sorpresa!) «puede convertirse en un problema social» -- El artículo cita a Javier Abril, un sicólogo que estudia "este tipo de casos" y que tiene "ideas claras" al respecto:

El abuso de estos aparatos provoca el aislamiento de los más jóvenes, tanto en el entorno familiar como entre los amigos. Además, puede inducir a la aparición de ansiedad, afectar a la autoestima y magnificar algunos miedos de la adolescencia. De todas formas, el problema fundamental es la falta de autocontrol en una edad en la que los padres deben ejercer su función de guías

Yo no dudo en las capacidades del sicólogo, pero creo que hay que estar mucho más en contacto con los jóvenes y sus propios hábitos de vida, personas entre 25 y 30 años como yo han escuchado música con audífonos toda su vida, en los 80s con un walkman, en los 90s con un discman y esta década con un iPod, ninguno de nosotros tenemos trastornos sociales que requieren de un estudio o un tratamiento, al igual que los adolescentes a veces nos sentimos mucho más cómodos al estar en un espacio lleno de personas con audífonos, comunicándonos con el mundo usando un BlackBerry o un iPhone, por medio de emails, mensajería instantánea, redes sociales o simplemente vía Twitter (...y sea lo que sea que venga en el futuro para estar en contacto).

El artículo echa la culpa (en parte) a Apple por problemas sociales, narcisismos y algunos otros calificativos fáciles a la generación de adolescentes/jóvenes de hoy llegando inclusive a la comparación con drogadictos:

Lo más importante para los psicólogos, de todas formas, es que los padres de adolescentes sean conscientes de que "el uso prolongado de los lectores MP3 puede provocar adicción". No es una casualidad que muchos médicos prohíban el uso de estos dispositivos a los pacientes que ingresan en algún centro de rehabilitación de drogodependencias. Porque, para rehabilitarse, es ante todo necesario volver al contacto directo con la realidad y a la comunicación directa con los demás.

Al final Manetto se pregunta si el gusto y el olfato se librarán de las tecnologías (los reproductores portátiles ocupan el oido y la vista). Yo me pregunto cuánto tiempo necesitamos para que nosotros nos libremos de artículos alarmistas como estos.