Según científicos mexicanos de la UNAM el amor dura un máximo de cuatro años y se caracteriza por ser un "estado demencial temporal".