¡No te pierdas nuestro contenido!

bennet1

El ser humano puso mucho empeño y esfuerzo para llegar a conseguir instantáneas fotografías, es decir poder “capturar” determinado momento de la realidad en una imagen de forma inmediata. Varios contribuyeron a llegar a la meta con sus investigaciones, persiguiendo por un lado reducir los tiempos de exposición y por el otro conseguir soportes prácticos.

Uno de ellos fue Charles Bennett, fotógrafo británico que en 1878 presentó su placa seca recubierta por una mezcla de gelatina y bromuro de plata con la cual consiguió rebajar el tiempo de exposición a un cuarto de segundo. Fue un gran avance en el campo tecnológico de la fotografía. Hasta aquí nada raro, pero ¿y cómo mostró Bennett su nueva técnica?

Pues con un experimento bastante macabro la verdad. Situó a una mula delante de la cámara, colocó una carga de dinamita debajo de la cabeza del animal y conectó el interruptor que controlaba el detonador a la cámara con el objetivo de que justo cuando la dinamita hiciera explosión la cámara disparara. Y la imagen que veis justo debajo es lo que obtuvo, una fotografía que ilustra a la perfección las mejoras en tiempos de exposición conseguidas por Bennet.

bennet2

La verdad que no comprendo por qué eligió un ser vivo para hacer el experimento, explotar una pelota en vez de la cabeza de una mula hubiera sido igual de eficiente como prueba de las mejoras conseguidas. Supongo que lo hizo así para llamar la atención todo lo posible.

Vía: Gizmodo