Chrome

Ayer les estuve mostrando una lista de 10 razones de por qué deberíamos usar Firefox antes que Internet Explorer y en la entrada se armó una linda discusión de por qué un navegador es mejor que otro o por qué uno es peor que otro.

Lo interesante es que aparecieron muchos usuarios de Chrome defendiéndolo y, como saben, yo soy uno de esos usuarios y decidí hacer mi propia lista de por qué Chrome es mejor que Firefox e Internet Explorer.

  1. Diseño: Sabemos que el minimalismo en las aplicaciones es mucho mejor que colores, botones y demás. Esta es una de las tantas características de Chrome: simple, limpio y con un diseño que fue desarrollado especialmente para ver más la web en sí que con los otros. Al fin y al cabo fueron creados para eso: ver páginas.
  2. Velocidad: No hay con qué darle, el navegador de Google es muchísimo más rápido que el resto. La diferencia a la hora de ejecutarse entre el Internet Explorer y el Firefox es algo realmente increíble.
  3. Uso de memoria: Si bien la diferencia entre Firefox no es tanta, a Internet Explorer también le gana por mucho.
  4. Vida propia: Cada tab en Chrome es una aplicación en sí misma, lo que hará que, si se te llega a colgar una por culpa de una web en particular, solamente tendrás que cerrar esa y listo, el resto de las tabs seguirán funcionando como si nada hubiera pasado.
  5. Sistema de descargas: A diferencia de Internet Explorer y Firefox, Chrome tiene un sistema de descargas mucho mejor porque no te abre una nueva ventana que tienes que chequear constantemente para ver qué porcentaje de archivo ya has bajado, sino que te abre una pequeña barra en la parte inferior del navegador mostrandote todo lo que necesitas saber al respecto.
  6. Búsquedas: Una de las mejores características, por lejos, es la que guarda automáticamente las cajas de búsquedas de cualquiera de las webs que visites. No todos conocen esto, pero poniendo la dirección web en la caja y presionando la tecla tab te permitirá buscar en ese sitio sin siquiera tener que entrar a él. Además no existe, como en el resto de los navegadores, dos barras sino que la única que hay te permite tanto realizar búsquedas como ingresar a sitios.
  7. Sincronización de favoritos: Esta es una nueva opción que se anunció ayer y con la que podrás tener organizados tus bookmarks en cualquier lugar y en cuestión de segundos. Lo único que hay que hacer es sincronizar tus favoritos a través de Chrome y después volver a hacerlo desde la aplicación en otro ordenador.
  8. Estabilidad: No sé por qué motivo (no son los plugins, no uso), pero en las últimas versiones de Firefox el navegador se me empezó a colgar muchísimo más (ni hablemos de esto en relación al Internet Explorer). Esto en Chrome es rarísimo y, como dije anteriormente, si llega a pasar podemos tranquilamente seguir navegando en el resto de las webs porque solamente un tab se romperá.
  9. Página de inicio: a diferencia del Firefox e Internet Explorer, Chrome tiene una página de inicio muchísimo más personalizada que te mostrará los 8 sitios que más visitaste y te permitirá seleccionar las que quieras que se queden ahí para siempre o quitar las que no quieras.
  10. Administrador: Presionando el botón derecho del mouse sobre la aplicación en la barra de tareas te dará la opción de ejecutar el administrador de tareas que te mostrará todas las aplicaciones (como Flash, por ejemplo) y webs que estás ejecutando en ese momento pudiendo matarlas.

Lo único malo en Chrome son las extensiones. Si bien esto a mí no me afecta directamente porque no utilizo ninguna en ninguno de los navegadores, sé que para acaparar una mayor cantidad de mercado la posibilidad de desarrollar plugins es más que necesaria (sé que hay algunos, pero no se compara ni en un 1% con la cantidad que hay para Firefox).