¡No te pierdas nuestro contenido!

Como sabrán los que siguen ALT1040 hace un tiempo, soy fanático de las descargas a través de BitTorrent (sí, podría matar a todos los usuarios de Rapidshare) y tengo claro que muchas personas no saben exactamente cómo hacer para utilizar esta red. Si bien para algunos empezar a descargar es lo más simple del universo, no es lo mismo que usar el eMule o el viejo y famoso Kazaa donde simplemente hay que abrir una aplicación, ir al buscador, poner lo que queremos y darle doble click para empezar a disfrutar de la descarga.

Aunque este protocolo utilizado está entre nosotros hace mucho tiempo, todavía hay muchos usuarios que no terminan de entenderla o se frustran porque cuando ponen un torrent a descargar no obtienen la velocidad deseada. Para que no suceda lo que hay que hacer es muy simple: saber dónde buscar, cuál archivo de todos los encontrados elegir y configurar el cliente de la forma correcta.

Antes que nada hay que descargar un cliente. Si estás en Windows te recomiendo mucho uTorrent, si estás en Mac también uTorrent o Transmission y si estás en Linux podrías descargar Vuze, que anteriormente se llamaba Azureus y que es una aplicación basada en Java. Una vez que tengas alguno de estos programas instalados lo que tendrás que hacer es descargar el torrent (explicaré de dónde más abajo) y cargarlo en el cliente. Así de simple comenzarás a descargar cualquier contenido.

Para los que todavía no tengan la menor idea de lo que es el BitTorrent, les cuento que es un protocolo peer-to-peer que fue creado por Bram Cohen (conocido en otros ámbitos como Jesús) para poder compartir archivos de la forma más inteligente posible. Los usuarios se conectan entre ellos a través de un servidor llamado tracker, que es el servidor que se encarga de mediar las transferencias el cual no aloja ningún archivo (los archivos los tienen los usuarios que se encargan de transferir la información entre ellos) y así es como la transferencia en cuestión se produce.

Antes que nada hay que comentar que hay dos tipo de trackers (servidores) los públicos y privados. Los públicos son aquellos en los que no es necesario registrarse para poder descargar los torrents, mientras que en los privados, lógicamente, sí. La diferencia entre ellos es que en los privados las velocidades de transferencia son, en el 95% de los casos, lo que soporte tu conexión (literalmente). Con los públicos no siempre sucede esto y muchas veces las velocidades, si no sabes qué torrents descargar, es peor de lo que nos gustaría.

Para elegir el torrent correcto simplemente hay que tener dos cosas en mente: los seeds y los peers. Los seeds son todos aquellos usuarios que tienen el archivo completo y que están solamente compartiéndolo, mientras que los peers son aquellos que están compartiendo y descargando. Si un archivo tiene 350 peers (personas que descargan) y 10 seeds (persona que comparten), lógicamente la transferencia será algo asqueroso y nos hará buscar el archivo en Rapidshare. Mi consejo es un solo, vamos a la página de torrents favorita (puede ser The Pirate Bay, Kick Ass Torrents, IsoHunt, Demonoid, Torrentz, BtJunkie, etc.), buscar el archivo que quieran y después lo ordenen por mayor cantidad de seeds (mientras más seeds y menos peers mejor será), elegimos el correcto y le damos a descargar a ese. Lo más seguro es que todo vaya bien y la velocidad de descarga sea potable.

Aunque consideremos que los dueños de nuestros ISPs son gente buena que solamente piensa en sus usuarios -es decir, vos- ya saben lo que dice nuestro amigo Gregory House ("Todos mienten"). Por ese motivo aunque ellos digan que no limitan las descargas a través de BitTorrent la realidad puede ser otra. Por ese motivo mientras más encriptemos la salida y entrada de nuestros datos mejor será. Todos los clientes de BitTorrent decentes (uTorrent, BitComet, Transmission, Vuze, etc.) tienen esta opción en la configuración, así que te aconsejo que lo hagas. ¿Por qué mejorará nuestras descargas? Lo que hace la encriptación de datos es no solamente modificar el encabezado de la transferencia (que es el que informa qué protocolo está utilizando), sino toda. Esto hará que tu ISP, a no ser que se ponga increíblemente obsesionado contigo, no pueda saber qué es lo que estás utilizando para realizar tus transferencias.

Este último paso del que les hablaré es el más complicado pero por suerte no todos tendrán que realizarlo. Los que lo tienen que tener en cuenta son aquellos a los que su cliente les diga que el puerto utilizado por el cliente BitTorrent no esté abierto en el router. Esto hará las descargas notablemente más lentas porque no podrás conectarte a todos los seeds y peers que hayan disponibles y, como sabemos, de eso dependen nuestras descargas o transferencias. Para darse cuenta de esto la mayoría de los clientes tienen esta información en la barra inferior (suelen mostrarlo con un círculo de color donde verde es que está funcionando bien, rojo mal y amarillo maso menos) y sino podrás enterarte en las opciones de configuración donde se puede seleccionar el puerto que utiliza tu cliente. Otra forma es ver si el puerto en cuestión está o no abierto es ingresar a Can You See Me o en DynDNS, poner el número y chequearlo.

Si sos de los usuarios que lo tienen cerrado es porque tu router no lo tiene habilitado. La mejor opción es ingresar al sitio Port Forward, buscar el modelo y marca de tu router y ver paso a paso cómo abrir el puerto. La realidad es que no es una tarea muy difícil, pero podría complicarse.

Happy -y veloz- torrenting!