La mayoría recordará los momentos de tensión que se vivieron el pasado día 25 de diciembre cuando un joven de nombre Umar Farouk Abdoulmutallab intentó hacer explotar por los aires un Airbus A330 con 278 pasajeros en su interior en pleno vuelo entre Amsterdam y Detroit.

Umar llevaba en su ropa interior una cantidad nada despreciable del explosivo conocido como PETN que consiguió subir al avión pero que finalmente, y afortunadamente, no llegó a explotar por un fallo. Seguramente tras conocerse el suceso a muchos les vino una pregunta bastante lógica a la cabeza: ¿y que le hubiera pasado exactamente al avión si llega a explotar la bomba que llevaba encima este asesino en potencia?

Pues a esa pregunta da respuesta el vídeo que acompaña al post. Se trata de una simulación, llevada a cabo por un experto en explosivos de la ONU y otro especialista en investigación de accidentes aéreos, dentro de un Boeing 747 similar al de nuestro vuelo dentro del cual colocaron un muñeco con la misma cantidad de explosivos que llevaba Umar en sus calzoncillos y la detonaron.

Las conclusiones son claras: el fuselaje no queda dañado tras la explosión y el avión hubiera podido aterrizar de forma segura. Esto demuestra también que cuando se dice que volar en avión es uno de los métodos de transporte más seguros es una verdad como un templo. En cualquier caso, ojalá nunca ningún avión sea llevado a estos límites.

Vía: GadgetKing.com