No voy a entrar en polémicas afirmando categóricamente que Flash es una basura y que HTML5 es pácticamente el mesías de la navegación por internet, como se viene diciendo en algunos sitios, porque ni una cosa ni la otra acaban de ser verdad. Sí que soy, sin embargo, tremendamente partidiario de quitar, aunque sea poco a poco, Flash de nuestros navegadores e incorporar paulatinamente estándares más abiertos como los de HTML5.

Los motivos no tienen nada que ver con los iPhone, iPads ni nada relacionado con Apple. La mejor manera de apoyar un argumento es con buenas razones y precisamente la mejor manera de demostrarlo es con estos dos dos magníficos ejemplos. Gracias a las nuevas etiquetas canvas y video en HTML5 se han podido crear efectos tan espectaculares como estos realizados por CraftyMind. En el primero de ellos podemos hacer saltar por los aires el vídeo según se reproduce, el segundo reproduce el vídeo pero dentro de un efecto 3D que hace que este gire todo el rato.

Para verlos necesitarás un navegador que lo soporte, las últimas versiones de Firefox, Chrome y Safari deberían valer, en ningún caso Internet Explorer.

Obviamente, para ver cualquier otra cosa es extremadamente molesto, el objetivo es demostrar hasta donde puede llegar HTML5. No son importantes sólo la posibilidad y la potencia sino que además lo hace consumiendo muchos menos recursos y de forma más eficiente.

Hace poco la batalla entre Flash y HTML5 tomó colores más intensos desde que Steve Jobs entrara al trapo y prohibiese cualquier rastro del entorno de Adobe en el iPhone, en el iPod Touch o en el iPad. Tiene toda la pinta, aunque todavía le queda mucho camino por recorrer, que la ganará el HTML5, que ya ha implementado YouTube, por ejemplo, de manera opcional en una beta y cada vez empieza a hacerse más conocido.

Vía: despuésdegoogle