¡No te pierdas nuestro contenido!

¡Llamen a Jaime Maussan! Los veteranos que trabajaban en el Área 51 han decidido revelar los secretos de la base militar ultra-super-mega-secreta del Ejército de Estados Unidos. ¿Qué han dicho? Que no hay extraterrestres, ni platillos voladores, ni vivisecciones alienígenas, ni nada por el estilo. Un día negro para los ufólogos y seguidores de Fox Mulder en el mundo.

De acuerdo con James Noce, un veterano de 72 años que trabajó en el Área 51, confiesa que la base se utilizaba para probar aviones de reconocimiento, en específico, el Lockheed A-12 y el SR-71 Blackbird. Noce señala que todo el misticismo en torno a la presencia extraterrestreen el Área 51 no les molestaba. Por el contrario, el fanatismo en torno a los alienígenas ayudaba a encubrir las tareas militares que tenían lugar en la instalación.

Tuvieron que pasar 47 años para que Noce pudiera revelar qué se hacía dentro del Área 51. El veterano menciona que el secretismo llegaba al grado de que no hay papeles que indiquen que él haya trabajado para la CIA, y que todos los cheques que reciben sus compañeros vienen de compañías que actúan como pantalla. Debe resultar decepcionante para los conspiracionistas que la mítica Área 51 no contenga los secretos de la vida alienígena. Aunque, claro está, Maussan y compañía podrían decir que al pobre Noce le han enjuagado el cerebro y que la verdad está allá afuera.