Scooter Braun, manager de Justin Bieber, ha hecho algunos comentarios interesantísimos sobre cómo aprovechar YouTube y Twitter como plataforma de lanzamiento para artistas. Para Braun, el éxito de Justin Bieber es la demostración de una nueva estrategia para crear a una estrella pop juvenil. Mientras que la mayoría de los artistas de este corte debían presentarse en canales como Nickelodeon o Disney para darse a conocer al público, Justin Bieber es un artista que apostó por Internet.

Braun afirma que, antes de siquiera firmar contrato con una disquera, el video de Justin Bieber cantando Respect de Aretha Franklin ya superaba los 55 millones de visitas. Esta situación le permitió firmar con Universal Music, sin necesidad de pasar previamente por un canal para adolescentes. En cierto modo, recuerda al caso de Esmee Denters, que en 2007 fue fichada por Tennman Records (sello discográfico propiedad de Justin Timberlake), después de que su canal de YouTube se convirtiera en el décimosexto más visto.

Sobre el éxito de Justin Bieber en Twitter, Braun lo pone simple: al artista le gusta hablar con sus fanáticos.

Él es un adolescente y le gusta Twitter, así que ahí está hablando con dos millones de chicas a su disposición [...] Las únicas personas que tienen su contraseña somos él y yo. A los chicos les gusta que la misma persona que ellos admiran les esté hablando.

Al respecto, Troy Carter, manager de Lady Gaga, no tiene reparo en declarar abiertamente que los artistas pop ahora crean videos para YouTube, como en su tiempo se hacían pensando en MTV. El primer canal de marketing web que se aprovechó fue MySpace, pero con la muerte (en vida) de este sitio, YouTube es el nuevo objetivo, tanto para difundir como para cazar talentos. "Ahora es acerca de descubrimientos; los fanáticos han estado viendo músicos por años en YouTube antes de que se volvieran famosos", señala Braun.

Sí, la industria de la música acaba de descubrir el hilo negro.