¡No te pierdas nuestro contenido!

Al paso que vamos en no mucho tiempo tendremos material suficiente para crear un libro titulado “Las mil y una chorradas de los capos del Copyright”. La lista de acciones ilógicas emprendidas por productoras, entidades gestoras de derechos de autor y demás fauna es larga y aumenta casi cada día, y para muestra un nuevo botón.

Resulta que ahora se ha conocido la existencia de un documento, desclasificado por el US Central Command, que la MPAA le envió a estos allá por el año 2008 en el que los primeros le pedían a los segundo explicaciones sobre las acciones que el ejército estaba tomando para frenar el consumo de “pelis piratas” entre los soldados destinados en Iraq. En el documento se plantean cuestiones tan incomprensibles (y luego veréis por qué) como por ejemplo si el ejército había prohibido a las tropas entrar a las tiendas/puestos iraquíes que venden DVDs piratas y les recuerdan también que la venta de DVDs ilegales en las bases militares de EE.UU no está permitida.

¿Y cuál es la postura del ejército? Pues por un lado tenemos que a la cuestión anteriormente comentada los del Central Command respondieron que no le habían prohibido a las tropas visitar estos establecimientos ya que hacerlo tendría un efecto negativo directo para los empresarios iraquíes responsables de los mismos (y obviamente no está la cosa para seguir cabreando a la población), y que en Iraq estas tiendas/puestos no son ilegales. Por el otro lado los soldados que están en Iraq dicen que la culpa de que ellos pirateen es de la RIAA y la MPAA ya que en varias ocasiones les han comunicado que compran DVDs piratas y realizan descargas ilegales debido a que no les queda otra, pero aún así estas organizaciones no se han preocupado de proporcionarles canales legales para consumir contenidos (coñe como me suena esto).

Resumiendo, que mientras las tropas estadounidenses se están jugando la vida en Iraq y hay un montón de problemas muy serios por solucionar en dicho país, los de la MPAA siguen en su mundo paralelo y presionan tanto a la “cúpula” del Ejército de los EE.UU para que luchen contra el consumo de contenidos protegidos obtenidos de fuentes ilegítimas, como a los soldados que utilizan BitTorrent (¿todos?) a quienes según parece la MPAA ha estado enviando cartas en las que les amenazan con la desconexión. Y poco más puedo añadir, que cada uno juzgue lo que le parece este tipo de acciones, mi opinión al respecto está clara.