Huevo en el pavimento

Supongo que no será noticia para los lectores en el hemisferio norte que este verano está haciendo mucho calor. Aquí en el sur estamos con frío (aunque no tanto como recuerdo los inviernos de mi infancia), así que yo me tengo que enterar por Internet que, según cuentan científicos de la Instituo Goddard para Estudios Espaciales de la NASA, la temperatura global promedio fue más elevada en los últimos 12 meses que durante cualquier otro perído de 12 meses en la historia, basándose en información de 5.000 estaciones climáticas alrededor del mundo. Otras organizaciones como US National Climatic Data Centre, The National Oceanic y Atmospheric Administration han difundido datos que lo corroboran.

Por un lado, este es un año donde ha influido la corriente de El Niño, lo que suele calentar la superficie del planeta más de lo habitual en las regiones del trópico, pero por otro lado, estamos en un momento del ciclo solar donde la actividad está al mínimo, lo que debería tener un efecto enfriador del planeta, salvo por ese pequeño detalle de la elevadísima concentración de carbono en la atmósfera.

Romper récords es lindo, generalmente es un testimonio del esfuerzo humano para alcanzar metas sorprendentes. Primero se dijo que había sido la primavera boreal más cálida, y los meses que le siguieron se ganaron el puesto del más caliente también. Además de los 9 países en el medio oriente y África que registraron récords de temperatura este año. También podemos sumar que la década pasada quedó registrada como la más cálida hasta ahora. Estos no son lindos récords.

Mientras sube la temperatura, el ecosistema marítimo (y el de todos en consecuencia) se ve afectado, y hasta se piensa que un 10% de los trabajadores rurales mexicanos tendrán que emigrar hacia Estados Unidos en los siguientes años. La comunidad científica está en un 97% de acuerdo con la evidencia del calentamiento global y con la noción de que las actividades humanas son sus causantes. Ya no queda lugar para escepticismo, esta estadística para 2010 es clara evidencia de que el clima está cambiando, y que si no se trabaja en serio para revertir la situación, estamos en serios problemas.

Vía: Treehugger | Foto: egenerica