¡No te pierdas nuestro contenido!

Después de casi 70 años de utilizar la misma indumentaria, DC ha decidido darle un cambio de imagen a la Mujer Maravilla, uno de sus superhéreos más emblemáticos. Tradicionalmente ataviada con un traje con motivos de la bandera de Estados Unidos, la nueva versión de la amazona cambia radicalmente su apariencia por un look más conservador, aunque mantendrá sus brazaletes, su diadema y su lazo.

El responsable del cambio de imagen es J. Michael Straczynski, nuevo guionista de la Mujer Maravilla. Para los amantes del cómic, Straczynski no es precisamente su persona favorita: aunque ha sido uno de los escritores más prolíficos del Hombre Araña, cuestas carga con el bodrio de "Un día más" (One more day), saga del arácnido que tuvo una pésima recepción. Para variar, el nuevo responsable de la superheroína no sólo propone la nueva apariencia, sino que también modificará los orígenes del personaje, convirtiéndola en una superviviente de la Isla Paraíso criada por padres adoptivos (cof, cof, ¿Superman?).

Aunque puede levantar mucha controversia entre los fanáticos, el cambio de imagen no le sienta del todo mal a la heroína. Después de todo, la Mujer Maravilla había sido uno de los personajes de representación más sexista en DC Comics, con un dibujo que hacía demasiados guiños ocultos hacia el bondage y el masoquismo --- sobre todo en los 1970s y 1980s.

A pesar de que partir de los noventas se difuminaron las apariciones de la Mujer Maravilla atada e indefensa, la tendencia siguió hacia ropas cada vez más minúsculas. Con esta propuesta nueva, Straczynski trata de modernizar la imagen de la amazona para su septuagésimo aniversario, con una vestimenta más moderna, menos provocativa, y acorde con las generaciones nuevas.

¿Tendrá éxito? Lo dudo. Por lo menos en la mente de un servidor siempre estará la bellísima Lynda Carter.