¡No te pierdas nuestro contenido!

Amigos aficionados a mirar al cielo, uno de los momentos del año más esperados por todos nosotros está a punto de llegar, ese en el que Las Perseidas (o la lluvia de meteoros más conocida y observada por el hombre desde hace muchos años) alcanzarán su mayor actividad con Tasa Horaria Zenital 100 (es decir unos 100 meteoros a la hora) desde que el fenómeno diera comienzo el pasado día 17 de julio, y además este año las condiciones para la observación (a diferencia de lo que ocurrió el año pasado) serán las idóneas.

No será para tanto”, estarán pensando algunos, pero se equivocan. Aunque es cierto que Las Perseidas (también conocidas como las Lágrimas de San Lorenzo) no son una de las lluvias de estrellas más potentes (está en el puesto número tres de grandes lluvias de estrellas del año) siguen siendo muy especiales tanto por su historia - es uno de los fenómenos astronómicos más conocidos a nivel mundial - como por su belleza - un auténtico espectáculo de luces - . Recomiendo pues a todos los lectores que no se pierdan el “máximo de Las Perseidas” y con la idea de incitar a los que no tienen todavía claro si merece la pena ver esta lluvia de estrellas a hacerlo (mediante información sobre el fenómeno, datos para observarlo sin perderse nada y demás), así como echar una mano también a todos los que tienen claro que las verán, hago este post que dividiré en tres partes: un poco de historia sobre las Perseidas, información del fenómeno, cómo verlo, y otros recursos de interés. Sin más dilación, “al lío”.

Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo, un poco de historia

Aunque seguramente muchos ya lo sabrán, es muy probable que otros muchos no tengan claro por qué el fenómeno que nos ocupa recibe el nombre de Perseidas, ni tampoco por qué es conocido también como Lágrimas de San Lorenzo.

La primera denominación del fenómeno, Las Perseidas, es la oficial, es decir como se le conoce entre las comunidad científica, y se le puso ese nombre ya que su punto radiante (punto celeste del que parecen provenir los meteoros) se encuentra situado en la constelación de Perseo (bueno, concretamente entre Perseo y Casiopea), lo que no quiere decir en absoluto que los meteoros “salgan” literalmente de la mentada constelación, solamente lo parece (más adelante explicaré cómo se produce exactamente la lluvia de estrellas que nos ocupa).

La segunda denominación, Lágrimas de San Lorenzo, es el nombre por el que popularmente se conoce al fenómeno y sale de un capítulo de la historia católica. Según cuenta la leyenda corría un día 10 de agosto del año 258 después de Cristo cuando los romanos capturaron al diácono cristiano Lorenzo y lo achicharraron, literalmente, en una estufa de fuego. Desde entonces pasó a la categoría de Santo y todos los 10 de agosto los cristianos conmemoran su muerte, momento del año en el que también tiene lugar la lluvia de estrellas de Las Perseidas, por lo que, desde la Edad Media, se comenzó a decir que estas se debían a las lágrimas que al parecer Lorenzo no pudo contener cuando lo torturaron hasta la muerte.

Habiendo dejado claro de donde proceden los dos principales nombres por los cuales se conoce a esta lluvia de estrellas, podría continuar escribiendo sobre su historia, pero me eternizaría ya que es extremadamente extensa. Existen referencias de la Lluvia de Perseidas desde hace 2.000 años y a partir de 1.866 (cuando Schiaparelli demostró que la órbita de las partículas de la lluvia coincidía con la órbita del comenta 1862 III, hoy conocido como 109P/Swift-Tuttle) ha sido observada prácticamente todos los años hasta nuestros días debido a lo que es fácil encontrar muchísima información.

El fenómeno

¿Qué pasa exactamente en este fenómeno astronómico? es otra interesante cuestión a realizarse. Pues bueno, de manera resumida las Lágrimas de San Lorenzo tienen lugar debido a que una vez al año la Tierra, en su órbita alrededor del Sol, se “topa” con la estela de partículas que el cometa 109P/Swift-Tuttle deja cuando este pasa por el exterior del Sistema Solar.

Esas partículas, al entrar en contacto con la atmósfera de la Tierra y desintegrase, son las que dan lugar a lo que conocemos como estrellas fugaces, que podemos dividir en dos grupos, meteoros y “bólidos. Los primeros son partículas de un tamaño extremadamente pequeño (polvo) y los segundos fragmentos de mayor masa y mucho más espectaculares que los primeros ya que pueden dar lugar a explosiones, cambios de color o ruidos similares a los generados por los truenos. Si el bólido tiene la suficiente masa puede llegar a tocar suelo terrestre, momento en el que pasa a denominarse meteorito.

Cómo ver las Lágrimas de San Lorenzo

Los mejor de Las Perseidas es que no hace falta tener ninguna clase de equipo ni tampoco formación para disfrutar de ellas y aunque el evento comenzó el pasado día 17 de julio, el momento idóneo para verlo será en la noche del 12 al 13 de agosto ya que la lluvia alcanzará su máximo (Tasa Horaria Zenital 100) y habrá luna nueva. Importante aclarar llegados a este punto que la lluvia solamente será observable en el hemisferio norte por que la alta declinación del radiante impide su observación en regiones australes.

Entonces, la noche del 12 al 13, a partir de las 00h local, lo ideal es localizar en el firmamento la constelación de Perseo debido a que como hemos dicho es de donde radian los meteoros. Este punto, el radiante, se irá desplazando a medida que la Tierra vaya girando sobre si misma, por lo que es muy recomendable llevar un mapa celeste para saber hacia donde hay que ir mirando a lo largo de la noche (la Sociedad de Observadores de Meteoros y Comentas ha puesto a disposición del que quiera un diagrama de visibilidad para España y otro para Canarias. Encontrar otros para el lugar donde residas no te será complicado y en cualquier caso sin estos mapas celestes se puede ver perfectamente la lluvia).

Como consejos finales, es muy recomendable hacer las observaciones desde una localización lo más alta posible y sobre todo, sin contaminación lumínica. También es recomendable que antes de ponerte a intentar ver estrellas fugaces esperes a que tu vista se acostumbre a la oscuridad (15-20 minutos es suficiente).

Recursos de interés

Fuentes: Wikipedia - SPACE.com - Meteorwatch.org | Imagen: APOD