¡No te pierdas nuestro contenido!

Los últimos tres días he estado pensando, imaginando y especulando sobre cuáles habrán sido los sucesos para que Niklas Savander y Anssi Vanjoki aparecieran en el escenario dando la conferencia inaugural del Nokia World 2010 y se permitieran, a sí mismos y a la empresa para la que trabajan, decir todas las tonterías y salvajadas que dijeron.

¿Quiénes fueron los responsables y quiénes permitieron que una persona que el día anterior presentó su renuncia (bastante pública, por cierto) se parara frente a cientos de personas (miles, si contamos el stream) y diga «Nokia is back» (Nokia está de regreso)? ... Aunque él se va. ¿Quiénes deciden que, en estas épocas, el representante de una compañía tan grande, importante y poderosa dé un discurso donde se defiende el valor de un producto basado en el hecho irrelevante que "fueron los primeros" en fabricarlo? Un discurso tan defensivo en donde dedicaron demasiado tiempo comparándose con Apple, con Android. Un discurso sin pies ni cabeza donde parecía muchísimo más importante el "valor" que tiene la venta masiva de teléfonos y no el "valor" que le pueden dar a los usuarios y desarrolladores como plataforma.

«Para entender a Symbian^3 hay que usarlo» decía Anssi Vanjoki defendiendo lo indefendible, un sistema operativo arcaico, desfasado, desconectado de la realidad y de la innovación impulsada por iOS, Android, inclusive WebOS o Windows Mobile 7; acto seguido defendía la "no fragmentación" y que la experiencia de usuario para casi cualquier versión del sistema operativo es la misma.

Sin mención alguna de los millones de usuarios que han comprado teléfonos N95, N96, N97 y N900 durante los últimos 3 años y que han sido dejados a su propia merced con actualizaciones de sistema muy poco significativas, que corrigen bugs de más de seis meses, Savander y Vanjoki pretenden que las personas compren aún otro teléfono nuevo para experimentar esa "renovación" de Symbian. ¿Actualizaciones de sistema para todos? (como, repito, Android o iOS?), ¡qué va! -- ellos venden teléfonos, aparatitos, no plataformas móviles. ¿Quiéres usar lo nuevo? Compra un terminal nuevo.

Ese es el principal y más grande problema de Nokia, una compañía que aún pretende que la plataforma es el hardware, no el software, pero de eso ya hemos escrito antes.

Es como ver un avión caer en picado. Una larguísima serie de eventos poco afortunados y malas decisiones, una posición estratégica que solo podría ser explicada si Nokia fuera parte de la dimensión paralela de Fringe.

Nokia World, un evento anual dedicado a mostrar el presente y el futuro de la empresa solo dedicó una sesión, una sola sesión técnica a MeeGo, el sistema operativo por el que meses atrás apostaron para la Serie N de teléfonos móviles. WTF?

El gran resumen del hueco en el que se encuentra Nokia fue resumido (sin querer) por Anssi Vanjoki, cuando en un claro intento forzado por ser cool, mostró un clip de la película The Saint (¡¡¡!!!) donde el personaje principal usaba un smartphone (de ellos, obvio) en 1997. Qué triste y desafortunado es recurrir a una película que ganó un Razzie de lo mala que fue para promocionar un producto, que por cierto, es el "remake" de algo que era usado a finales de los 90s ...y sí, con Symbian, así de triste.