Spotify, el popular servicio de música en Europa, ha alcanzado ya la cifra de 10 millones de usuarios registrados. Pero ojo, que este éxito es un poco engañoso, ya que solamente 500 mil melómanos pagan por utilizar el sitio. ¿Qué significa esto? Que únicamente uno de cada 20 usuarios desembolsa unos cuantos billetes para tener acceso ilimitado a la biblioteca musical, mientras que los otros 9.5 millones se conforman con el límite de 20 horas al mesa.

Recordemos que Spotify puede utilizarse de cuatro maneras. Las formas gratuitas son la versión free y la open, ambas subvencionadas por los anuncios publicitarios. La diferencia es que para acceder a la versión free se requiere de una invitación, mientras que la abierta está disponible para todo el mundo, pero con el hándicap de las veinte horas al mes.

Si el usuario elige pagar la cuota, puede escoger entre ser usuario Premium o Unlimited. Los premium tienen la ventaja de escuchar novedades antes de la fecha de lanzamiento (y antes que los usuarios de versiones gratuitas de Spotify). También tienen la posibilidad de escuchar el catálogo en dispositivos móviles cargados con iOS, Android o Symbian OS, incluso sin conexión a Internet. En los Unlimited, sólo se pueden escuchar las canciones en la computadora, y siempre conectados a la red. Las versiones de paga se pueden utilizar en todo el mundo, pero sólo registrarse en España, Finlandia, Francia, Noruega, Países Bajos, Reino Unido y Suecia.

Aunque los 500 mil abonados representan un incremento sustancial a los 320 mil que tenían en marzo de 2010, parece insuficiente para satisfacer la demanda del servicio. Consideremos que muchos de los escuchas que agotan sus 20 horas de música, lejos de pagar unos cuantos euros por Spotify, prefieren abandonar la cuenta por un rato. Vale, que los 10 millones son buen motivo para festejar, pero también hay que hallar la manera de elevar ese 5% que sostiene a los demás.

Via: TechCrunch