¡No te pierdas nuestro contenido!

Después de que PayPal decidiera cancelar la cuenta de WikiLeaks por medio de la cual recibía dinero de donaciones y que Amazon también decida cancelarles el servicio de hosting se ha convocado a un boicot a estas dos empresas.

En el caso de Amazon, publicaron un comunicado explicando que la decisión no tiene relación con presión gubernamental o el no poder sostener un servicio con tantos ataques de negación de servicio (DoS) sino con el hecho de no tener el control o ser dueña de la información que han publicado (filtrado).

En el caso de PayPal, también se publicó un comunicado donde explican que Wikileaks ha violado los términos y condiciones de uso de su servicio porque incurren en "actividades ilegales" (no son capaces de explicar cuáles).

Ante ello, se convoca a un boicot tanto a PayPal como a Amazon. Los métodos son bastante obvios, pero contundentes: cerrar la cuenta en estos dos servicios. Personas que decidan unirse al boicot, pueden leer, en detalle cómo hacerlo:

Mientras tanto es posible hacer donaciones a WikiLeaks por otros medios, tanto a la organización o a los fondos para la defensa legal de Julian Assange.