¡No te pierdas nuestro contenido!

Durante muchos años he oído decir "este será el año de Linux" y les mentiría si les dijera que no me emociono cada vez. Probablemente sea sólo mi imaginación pero siento que se está hablando más acerca de Linux; se escucha de este sistema operativo en los medios de comunicación tradicionales y no sólo en unas cuantas páginas de Internet. La gente sabe qué es Linux, o por lo menos se han ido familiarizando con la palabra.

Adivinaron. Soy usuario Linux. Y lo he sido desde hace bastante tiempo. Podría decir que mi primer contacto con Linux (justamente usando una computadora que tenía RedHat) pasó hace más de 12 años, aunque no volví a tocar otra computadora que tuviera este sistema operativo hasta algunos años después. De alguna manera sé algo de la historia del pingüino y es por eso que me he propuesto ver qué es lo que ha ido mal con los pronósticos optimistas de los "años de Linux".

Analizemos entonces la situación actual. En servidores, Linux combinado con Apache es el rey. La mayoría de los servidores en la Tierra tienen Linux, se podría decir que prácticamente todos los días usamos Linux, porque los servidores de Google corren con este sistema operativo (y también muchas computadoras en sus oficinas). Además Linux es el sistema operativo de las supercomputadoras por excelencia. Pero ¿y el grueso de los usuarios? ¿qué pasa con las computadoras de escritorio?

Aquí podríamos achacarle la culpa a Microsoft y su sistema monopólico, pero creo que Apple nos ha demostrado que eso no debería ser gran problema, también se puede tener una buena tajada del pastel si se hace lo correcto. Tan es así que ahora poseen casi el 15% del mercado de computadoras personales en EE.UU. según algunos estudios de mercado (aunque la cifra varía desde 7% al 18%).

Entonces ¿qué pasa? ¿por qué Linux no avanza en la cuota de usuarios y se queda con el 1%?

La pregunta es muy difícil, hay muchos factores que influyen en esto. Si nos remontamos a la historia de Linux podríamos repasar algunos problemas clásicos: una difícil instalación, la incompatibilidad de hardware, drivers privativos que al no estar disponibles libremente no te dejan disfrutar plenamente de tu equipo, disponibilidad de software... etc. Pero esto ha ido cambiando poco a poco.

Hoy en día instalar Linux es muy sencillo, además de que funciona a la perfección en la mayoría del hardware. La lista de programas que hay para Linux crece día con día y también su usabilidad. Además de eso, Canonical y sus agresivas campañas para dar a conocer Ubuntu han hecho de esta joven distribución uno de los íconos del sistema operativo del pingüino (aunque sea criticada por muchos puristas).

Si nos ponemos a pensar, la curva de aprendizaje en Linux es rápida. Yo diría que equiparable con el paso de un sistema Windows a Mac OS. Y hoy en día los escritorios más populares (GNOME y KDE) son realmente bonitos y usables. Linux se ha superado a si mismo dejando de ser un sistema operativo sólo para hackers o programadores y convirtiéndose en algo que cualquier persona puede usar.

Pero por otro lado, muchas veces los usuarios esperan tener acceso a software especializado específico, a pesar de existir alternativas libres. Conozco a más de un diseñador que, de existir una suite de Adobe para Linux, darían el paso sin pensarlo. Lo mismo pasa a la mayoría de los usuarios, creando un círculo vicioso.

Como hay pocos usuarios, las grandes empresas no hacen versiones para Linux de su software. Como no hay versiones para Linux de los programas que los usuarios ya manejan, no prueban este sistema operativo. Un ciclo difícil de romper.

La falta de competencia real a nivel software en los sistemas Linux no favorece en nada al desarrollo de mejores programas ¿por qué Gimp, por ejemplo, es el mejor programa libre de edición de imágenes? Porque no hay otros más que realmente lo presionen para innovar.

Esto pasa con muchos otros programas, la oferta es mucha pero no hay gran competencia y eso no ayuda a los usuarios.

Además de eso, competir con el dominio de mercado que tiene Microsoft y sus distintas alianzas con fabricantes de hardware, o la combinación de un equipo genial y un software bien hecho de Apple es realmente difícil.

Son tiempos difíciles para Linux en escritorio. Pero de alguna manera se ha hecho de un nicho y hay algunas muestras de que puede llegar a tener mucho futuro. Por ejemplo que tanto el gobierno mexicano como el gobierno ruso han optado por el software libre. También día con día más escuelas optan por Linux para dar sus clases de computación, lo que ayuda a darlo a conocer entre más gente.

¿Cuándo se dará el año de Linux? Cuando más empresas de hardware creen alianzas con compañías como Canonical o RedHat, cuando las escuelas y los gobiernos se den cuenta de las ventajas de Linux, cuando los desarrolladores de software empiezen a tomar esta plataforma en cuenta y vean todas sus posibilidades, cuando se vea a Linux como una manera de acercar la computación a gente que de otra manera no podría pagar licencias. Cuando los prejuicios se empiezen a borrar y dejemos atrás el miedo a probar cosas nuevas.

En lo personal siento que los sistamas operativos cambiarán radicalmente en los próximos años, teniendo más y más sistemas operativos orientados a la nube. Esta es una gran oportunidad para Linux, que ha demostrado ser ideal para equipos ligeros enfocados a el uso de Internet, como Chrome OS.

Linux tal vez nunca llegue a tener una cuota mayoritaria de mercado en los sistemas de escritorio, pero sin lugar a dudas vale la pena probarlo. Si no lo han hecho les recomiendo que vean esta genial guía para iniciarse en la cultura libre y no tengan miedo. El software libre es en realidad una gran herramienta.

Y ustedes ¿han usado Linux? ¿qué les ha parecido? o en su caso ¿por qué no lo han probado?