No sé cuan grande es el equipo de desarrollo de Google Chrome ni qué les dan de comer, pero sean pocos o muchos algo bueno tiene que ser ya que la velocidad a la que trabajan se acerca a la del sonido. Y es que tan sólo dos semanas después de que Google anunciara el lanzamiento de Chrome 9 en las últimas horas los del buscador han liberado beta de Chrome 10.

Esta nueva versión, disponible para Windows, Linux y Mac OS X, viene con varias mejoras respecto a la 9 siendo lo que más destaca que es todavía más rápida que la anterior gracias a la nueva versión del motor JavaScript V8 que incorpora --según la compañía Chrome 10 beta ejecuta JavaScript un 66% más rápido que las pasadas versiones-- y también a que le han implementado aceleración de gráficos por GPU. En palabras de Google “en nuestra nueva versión beta, JavaScript es tan rápido como un conejo”.

Además de eso en Chrome 10 beta el panel de preferencias ha sido rediseñado, ya no se abre en una nueva ventana sino en una pestaña del navegador (como pasa con las descargas por ejemplo), y le han añadido cajón de búsqueda para buscar perfiles de usuario rápido y fácil. Por último se ha activado por defecto la opción para sincronizar contraseñas como parte de Chrome Sync.

Dicho todo esto, yo me pregunto: ¿dónde está el tope de velocidad que la técnica le permite alcanzar a un navegador web? No lo sé, pero o bien a Chrome le falta poco para alcanzarlo, o bien es que el resto de navegadores lo estaban haciendo realmente mal en este aspecto.