La periodista mexicana Carmen Aristegui fue despedida hace unos días por la empresa MVS. En consecuencia, un grupo de usuarios de redes sociales se han unido para tomar venganza. ¿Cómo? Han decidido boicotear el sitio web de MVS mediante un tradicional ataque distribuido de denegación de servicio, un DDoS a la mexicana llamado Operación Tequila. Así que si no me equivoco, por vez primera Anonymous, o algo muy parecido, vestirá un sombrero de charro.

El blog Boicot contra MVS alojado en WordPress.com ofrece la información necesaria para tomar las armas --en otras palabras, descargar LOIC-- y atacar en dos fases:

  1. Miércoles 9 de febrero a las 20:00, hora de México (10/feb 02:00 GMT) vs. www.noticiasmvs.com
  2. Viernes 11 de febrero a las 17:00, hora de México (11/feb 23:00 GMT) vs. www.mvs.com.mx

El citado blog está dirigido a usuarios comunes, no versados en temas informáticos. Por eso incluye una pequeña introducción al DDoS, a la instalación de LOIC y cómo utilizarlo --también vía web--:

Para participar, cuando llegue el día y la hora especificados simplemente tienen que abrir LOIC, configurarlo como anteriormente se indicó y dejarlo correr desde la hora de inicio del ataque hasta que puedan (una, dos, tres,…, horas).

Se advierte que no es necesariamente ilegal participar en un DDoS en México, incluso se convocará a más ataques --esta vez contra los anunciantes de MVS-- en función del éxito de la Operación. La cuenta de Twitter @ContraLaCensura es seguida por poco más de 300 usuarios y al momento de escribir este artículo el hashtag #OpTequila genera relativamente pocos resultados en tiempo real. La Operación Tequila, dice @ContraLaCensura, "solamente se abortará si restituyen a #Aristegui y le piden una disculpa."

Existe también un grupo homónimo en Facebook para coordinar el ataque masivo y donde aparecen este tipo de mensajes:

OBJETIVO: www.noticiasmvs.com (IP: 74.54.222.114) TCP PUERTO 80 CUANDO? 9/Feb 20:00 Méx. Tutorial: http://bit.ly/fvkud9 Razones: http://bit.ly/fj5ktq PREPAREN SUS ARMAS! ESTO NO PUEDE QUEDAR IMPUNE!

Participar en un DDoS es como hacerlo en un marcha para cerrar calles y edificios. También se trata de impedir el tráfico normal, llamar la atención sobre un tema en particular y con consecuencias tanto para los que originaron el problema como para los usuarios que nada tienen que ver con el asunto. En una marcha, sin embargo, rara vez son identificados los participantes, en todo caso lo son los líderes. En un DDoS, todos los participantes son identificables porque revelan su dirección IP --no es posible usar LOIC detrás de un proxy--. Para detener una marcha existe la seguridad pública: granaderos con escudos, garrotes y gas lacrimógeno. Para detener un DDoS existen los firewalls, que si son administrados por expertos pueden ser muy efectivos en ciertos casos particulares, incluso cuando se usa LOIC.

Ni las marchas ni los DDoS suelen ser la solución a un problema. Su objetivo es manifestar una disconformidad de forma colectiva. En particular, los DDoS son un cambio de forma, no de fondo en cuanto a protestas públicas. Así que la Operación Tequila, salvo la novedad que representa por ser el primer DDoS mexicano estilo Anonymous, me parece que está destinada a convertirse en una marcha más de las decenas que vivimos cada año en la Ciudad de México: masivas, ruidosas, estresantes, llenas de rabia y efímeras.

No cuestiono la legitimidad del DDoS, porque estoy convencido que quedarse callado, lleno de indiferencia, no debe ser una opción en los tiempos que vivimos. Pero considero importante poner los pies en la tierra sobre el verdadero alcance de un DDoS de esa naturaleza. En este sentido, habrá que poner especial atención en los resultados de la lucha entre los ingenieros de MVS y los Anonymous mexicanos.

Imagen: Memories Documented