Tengo algunas semanas preguntándome que cosas debe uno escribir en su muro de Facebook. Después de toda esa emoción inicial, que se ha extendido demasiados años, es hora de olvidarse de las galletas de la fortuna y tanta basura que publicamos en nuestra pared, terminamos convirtiendo nuestro Facebook en una feria itinerante de los años 70s: demasiado color, demasiados globos, demasiadas mujeres barbudas, y demasiados payasos demacrados.

Lo primero que tenemos que determinar, para saber que cosas puedes/quieres publicar en tu muro de Facebook, es definir el nivel de privacidad que tendrás. Saber si deseas que cualquier persona pueda ver tu muro, o solamente tus contactos y amigos. Es fundamental saber esto. Yo no recomiendo hacer público tu muro de Facebook, pero es probable que quieras tenerlo así, si eres una persona famosa, o quieras "tener" 1.000.000 de amigos. Lo mejor es que sea privado para que solamente puedan entrar personas de tu confianza y que conociste alguna vez en el mundo real. Ten presente que, mientras más datos y campos de tu perfil en Facebook puedan ser vistos por cualquiera, más cuidado tienes que tener en la información personal que publiques. Al final es un tema que pasa por el sentido común de cada quien. Ten cuidado.

Facebook tiene muy pocos años con nosotros, lo que hace que sea usado a la ligera, aun estamos aprendiendo, pero existe una posibilidad importante que tu cuenta en la red social te acompañe hasta el día que mueras. Creo que el truco de las cosas que debes o no publicar en tu perfil de Facebook pasa por dos factores: no hacer pública información sensible que siempre debe ser privada: dirección, números de tarjeta de crédito, fecha completa de nacimiento, teléfonos, número de seguro social, etc, y segundo, no publicar fotos e información de las cuales te arrepentirás luego, y no hacerle lo mismo a tus amigos con las fotos e información "denigrantes" que puedas tener de ellos. Hay que saber cuando una foto borracho es simpática, o cuando es causa para que no te contraten en tu próximo trabajo. Y por último, piensa en tu muro como un legado a tus hijos y nietos, que el día que quieran ver que cosas hacia su padre en el 2010, no sientas vergüenza por lo que encuentren.

Piensa en tu muro de Facebook como si fuera una libreta de anotaciones, en las cuales vas colocando parte de tu día a día: tus ideas, estados de animo, fotos, sitios a los cuales vas, noticias que te impactaron, cosas que lees y cosas que te gustan. Ahora piensa que han pasado 30 años, que es hora de mostrarles a tus hijos ese cuaderno de viaje. ¿Te sientes bien?

All in all you're just another brick in the wall