¡No te pierdas nuestro contenido!

Usando matemáticas sencillas, Ray Kurzwail ha demostrado que gracias a las tecnologías verdes, la crisis energética podría estar más lejos de lo que pensamos. El acelerado avance tecnológico podría ser la respuesta.

Ray Kurzweil --inventor y futurólogo-- es reconocido como uno de los hombres más visionarios de la actualidad, en gran parte debido a sus predicciones acertadas en cuanto a la ciencia y la tecnología. Quizás una de sus predicciones más famosas es en la que aseguraba que las computadoras vencerían al hombre en un juego de ajedrez en 1998 (lo cual hizo real  tras la victoria de Deep Blue sobre el Gran Maestro y en aquel entonces Campeón del Mundo Garry Kasparov).

Gran parte de su teoría está basada en la idea que él llama Ley de los regresos acelerados (Law of accelerating returns), que dicta que las tecnologías de la información se desarrollan de manera exponencial porque la tecnología nueva es usada para construir la siguiente y así sucesivamente. Esto es especialmente cierto en las computadoras, sólo hace falta recordar la Ley de Moore.

Aplicando esta misma lógica a la tecnología de la energía solar, Kurzwail llega a la conclusión de que no tendremos que preocuparnos mucho más acerca de nuestras emisiones de carbono:

Una de mis tésis principales es que las tecnologías de la información crecen exponencialmente en su capacidad, poder, ancho de banda y demás. Si compras un iPhone hoy, es el doble de bueno de como era hace dos años y a la mitad de precio. Eso está pasando con la energía solar. [...] Cada dos años tenemos el doble de energía solar en el mundo.

Hoy en día la energía solar es más cara que los combstibles fósiles [...] pero los costos bajan rapidamente, estamos a solo unos cuantos años de que se igualen. Y después los precios serán incluso más baratos y la gente empezará a voltear a la energía solar, incluso aunque no les importe el medio ambiente, simplemente por economía.

Hoy en día es un medio porciento de la energía de la tierra (0.5%) [...] Doblándose cada dos años esto significa que sólo hace faltan ocho ciclos maś antes de que cumpla el 100% de las necesidades energéticas mundiales. Eso son 16 años. Como también crecerá la demenda debemos agregar otros ciclos más: en 20 años cumpliremos la demanda energética con enerrgía solar [...]

La gente dice que nos estamos quedando sin energía. Eso sólo es cierto si nos quedamos con estas viejas ideas de las tecnologías del siglo XIX. Estamos inundados en energía de la luz solar.

Dejando atrás la comparación con el iPhone --que en el caso de mi país está un poco alejada de la realidad--, en un mundo en el que actualmente la mayor cantidad de las necesidades energéticas son satisfechas con combustible fósil, estas son muy buenas noticias.

Si las predicciones de Kurzweil son correctas, tendríamos una solución viable a muchos problemas que también han crecido exponencialmente. Pero otro gran problema sería el cómo afectaría esto a la industria y la economía.

Hoy en día, gran parte de nuestra economía está atada a los precios del petróleo, ¿seremos capaces de cambiar ese enfoque? ¿podremos adaptarnos a un modelo económico que no sea tan oleocéntrico en tan poco tiempo? ¿cómo reaccionarán los países que basan su economía en la extracción de combustibles fósiles?

El futuro va a llegar, eso es seguro. ¿Estaremos preparados?