Parece que ya está el futuro ocupante de la silla de director de Iron Man 3. A mediados de diciembre de 2010, Jon Favreau --responsable de las dos primeras entregas de la saga-- dio un paso al costado para dirigir la tercera parte, decantándose por Magic Kingdom. Ahora se dice que Shane Black está cerrando el contrato para convertirse en el cineasta que llevará la próxima secuela.

¿Quién es Shane Black? Es la mente detrás de filmes como Lethal Weapon o The Last Boy Scout. Además de dirigir la cinta, también sería responsable del guión. Black es reconocido por la agilidad de sus diálogos, por lo que podemos esperar que Iron Man 3 tenga conversaciones que nos hagan desternillarnos en la butaca. Así mismo, conoce muy bien a Robert Downey Jr., con quien ha compartido plató en Kiss Kiss, Bang Bang, la ópera prima de Black como cineasta.

Aunque es muy probable que Black se haga cargo del guión, también es cierto que aún no se sabe nada de la trama, ya que quedará definida tras los sucesos en The Avengers. En este sentido, deberá trabajar muy de cerca con Joss Whedon para afinar los detalles de la continuidad. Otro aspecto a considerar es que, antes de abandonar el proyecto, Favreau había declarado que Iron Man 3 sería "la madre de todas las secuelas", pues se tenía planeado que funcione también como continuación de The Avengers, Hulk, Captain America y Thor.

Favreau ha dejado muy alto el listón. Aparte del éxito en taquilla, sus dos filmes de Iron Man han servido como punta de lanza de Marvel para el lanzamiento de The Avengers. Ambas cintas se distinguen por un guión desenfadado, excelente ritmo, diálogos ágiles, buenas actuaciones y grandes efectos especiales. Además, Favreau supo hacer una adaptación inteligente de los rasgos principales del superhéroe, y a pesar de varias licencias creativas, demostró bastante sensibilidad y respeto hacia el cómic. ¿Podrá Black con el paquete? Esperemos que sí.