Paulo Coelho ha vuelto a hablar a través de su bitácora para realizar una defensa encendida sobre los usos de Internet y destacar la terrible ignorancia en la que viven estos días gobiernos e industrias del entretenimiento, imponiendo leyes que censuran el avance de la cultura y su desarrollo en la red. Un llamamiento a quienes nos gobiernan con un mensaje claro: compartir no es robar, es un derecho de la historia humana, y si es así, se declara un amante de la piratería.

Al igual que en otras ocasiones, el novelista, dramaturgo y letrista brasileño lanza un mensaje lleno de ironía no exento de verdad por mucho que se quiera obviar desde su mismo sector. Es de agradecer que personas como Coelho, uno de los escritores más leídos del mundo con más de 50 millones de libros vendidos, con una vida acomodada, de éxito y que no tendría por qué mover un dedo por variar su situación, muestre a todos aquellos "autores" que lanzan su slogan para no variar el estándar del pasado y manipulan conceptos, que existe vida más allá de la censura.

El escritor ha dejado durante los últimos años grandes verdades, mensajes sensatos y llenos de sentido común. Hace tres años, durante una entrevista dejó la siguiente reflexión:

Desde los albores del tiempo, los seres humanos han sentido la necesidad de compartir, compartir es parte de la condición humana. Una persona que no comparte no sólo es egoísta, sino amargada y solitaria.

Se da el caso de que Coelho, además, vende hoy aún más gracias a la mal llamada "piratería", la distribución cambia, pero como él mismo dice, si la obra es buena, si vale la pena, acabarás recibiendo el feedback necesario. Os dejo con la pequeña reflexión, un relato corto que cuelga en su bitácora bajo el título: ¿Quién robo mi historia?, la cual él mismo promulga para que se distribuya de manera libre:

Cuando era una persona activa en Myspace (ahora ya no), el tema "Fly me to the moon" de Frank Sinatra, fue eliminado de mi perfil. ¿Por qué suprimieron la canción? La respuesta es sencilla: por culpa de la codicia y la ignorancia. La codicia que no entiende que este mundo ha cambiado. La ignorancia que piensa que, si la música está disponible de forma gratuita, la gente no va a comprar el CD.

- Algunos dirán que soy lo suficientemente rico como para permitirme tener los textos aquí de forma gratuita.
Es cierto que yo soy rico (al igual que Frank Sinatra, y sus herederos), pero este no es el asunto. El asunto es que queremos compartir algo en primer lugar. Si usted va a la mayoría de las páginas en la red, ¿qué verá? imágenes fantásticas, grandes blogs, fotos increíbles… de forma gratuita. Mis textos son de forma gratuita aquí. Y usted puede reproducirlo en cualquier lugar siempre y cuando se nombre al autor.

- La industria va a decir que los artistas no pueden sobrevivir sin ser pagados.
La industria está pensando en la dirección opuesta a nuestra realidad actual. Sigo a Hilal en Twitter (aunque ella realice tweets una vez al año ...). Hilal es de Turquía, pero vive en Rusia (y ella es la protagonista de ALEPH). Ella leyó por primera vez "El Alquimista" en una edición pirata. Hilal se descargó el texto, lo leyó, y decidió comprar el libro. Hasta hoy, tengo más de 12.000.000 copias vendidas en Rusia, y sigue sumando.

- También decidieron crear "El Pirata Coelho", una página de fans no oficial que permite a los usuarios descargar los textos completos en diferentes idiomas. Estoy vendiendo más libros que nunca. ¿Donde está? Bueno, no es difícil de encontrar ...

- ¿Cómo empezaron todas estas comunidades sociales?
Al principio era sólo para los que querían charlar con otra persona. Pero el chat no fue suficiente - teníamos que compartir la música, el libro o la película que nos encanta. Cuando no había ley que lo prohibía, esta información se intercambiaba libremente. Por último, cuando la industria del entretenimiento tuvo éxito, empezó la represión.

- El arte no es una naranja.
Si usted compra una naranja y se la comen, lo que tienes es que comprar otra, y entonces tiene sentido que las naranjas no se deban administrar de forma gratuita, ya que el consumidor consume el producto. El arte es la belleza. La música es sobre la belleza. Si visita una página y me gusta la música, estoy seguro de que voy a comprar el CD, porque quiero saber más sobre el trabajo del artista.

- Una mujer fue a un mercado y vio dos frascos.
Ella le preguntó al vendedor por el precio: "Las monedas de diez", respondió.
La mujer se sorprendió: "Pero uno de estos frascos ha sido pintado por un artista!"
El vendedor le respondió: "Estoy vendiendo frascos. La belleza no tiene precio"