¡No te pierdas nuestro contenido!

Lo mencioné en el pasado y lo sostengo, a BlackBerry no lo está matando otro hardware, sino un software en particular que hace lo mismo que el BlackBerry Messenger pero mejor: WhatsApp: hace lo mismo, pero mucho más barato y está disponible en prácticamente cualquier plataforma.

RIM (fabricantes de las BlackBerry) están tan nerviosos con la popularización de este software (y uno que otro similar como Ping Chat o Beluga) que corren rumores de la posibilidad de lanzar el BB Messenger para otras plataformas y así diversificarse, extender su red más alla de sus dispositivos y mantenerse relevantes.

Hasta el momento todo bien, da gusto que los clientes apuesten por software con redes más abiertas --aunque no del todo, pero más abiertas, al fin y al cabo-- y entiendan que la importancia radica en los servicios y no en el hardware. Estamos en épocas en que depender de un dispositivo en particular cada día suena más ridículo y más "del pasado". Archivos en la nube, aplicaciones web, acceso a contenidos en la web sin importar desde qué dispositivo. Cada día el dispositivo desde que accedemos a servicios y contenidos es menos importante, lo que hay dentro, lo que vemos en la pantalla, más.

Justamente ayer me encontré con este video producido por Nokia India, donde básicamente dicen "deja el PIN, empieza a conectarte", promocionando el hecho que todos los teléfonos de la marca vienen con WhatsApp pre-instalado y por medio del cual te puedes comunicar con otros usuarios que usen teléfonos de Nokia o de otras marcas (Android, iPhone y BlackBerry incluído). Me llamó la atención que confíen tanto en un software de terceros, tanto como para hacerle ese tipo de promoción. WhatsApp debe ser muy popular en la India.

Pero por más multiplataforma que sea WhatsApp, a mayor dependencia que los fabricantes de dispositivos móviles tengan a WhatsApp, mayor es el problema que están creando, por tener un único punto de fallo. Y a mayor la integración los usuarios verán menos la separación entreuna cosa y otra y la culpa será hacia la marca predominante.Si WhatsApp falla, dejará ser culpa de WhatsApp y será más culpa de Nokia (por dar un ejemplo).

Pero no solo eso. ¿Qué pasa si WhatsApp es adquirido por una empresa como Apple e inmediatamente retiran el soporte a Android o Symbian? Dónde quedan las promesas de, en este caso Nokia? Y ellos no son la única marque que últimamente he visto que promocionan la disponiblidad del software en sus terminales. Inclusive me ha todado ver publicidad de operadoras móviles donde aparece el ícono.

Y ahí radica la importancia de los estándares abiertos para crear un protocolo de comunicaciones (o adaptarlo de otro ya hecho, como Jabbber) que permita que los usuarios puedan enviar y recibir mensajes sin necesidad de estar siempre online (esperando en un servidor intermedio hasta que el dispositivo esté online nuevamente) desde el cual fabricantes, desarrolladores de software e inclusive operadoras puedan usarla y crear sus propios clientes y adaptarlos a las necesidades de usuarios en particular o integrarlos mejor al dispositivo móvil.

Con un estándar abierto que todos puedan usar se terminaría por completo el dominio en la mensajería instantánea en dispositivos móviles que aún tiene RIM. Después de todo esto ya ha sucedido en diferentes ocasiones, el email, siendo el mejor y ejemplo de cómo bajo un estándar se puede innovar, se puede mejorar y se puede brindar una experiencia de usuario lo más integrada posible al dispositivo donde estamos trabajando.