Buenísimas noticias para los aficionados al fútbol --y pésimas para las televisoras--. YouTube ha anunciado esta mañana que emitirá en directo los partidos de la Copa América 2011, a celebrarse en Argentina del 1 al 24 de julio. A través de un canal especial, será posible observar los 26 partidos que conforman la contienda, incluyendo los de fase final. Además, contarán con resúmenes de los partidos, antologías de goles y repeticiones de los partidos completos de otra ediciones.

La división de deportes de YouTube se ha anotado un golazo con la adquisición de los derechos de transmisión de la Copa. El sitio conoce muy bien el potencial que tienen estos eventos deportivos, como el Mundial de Fútbol de Sudáfrica de 2010. Ahora que han decidido entrar poco a poco a las emisiones en directo --cubriendo eventos de relevancia mundial como la boda real de Guillermo y Catalina--, se están convirtiendo en una opción muy seria.

Si bien las televisoras de señal abierta no deberían estar tan preocupadas, las de cable sí deberían empezar a temblar. El aficionado al fútbol suele sintonizar sus partidos en Internet cuando no tienen otra opción, sea porque no hay una TV cerca o porque el juego se transmite bajo pago. El segundo caso es el que más me llama la atención, pues la entrada de este nuevo concursante --uno capaz de emitir a todas partes del mundo sin costo alguno-- afectará el modelo de negocios.

Miremos un poco hacia el futuro. Hasta 1998, los derechos de transmisión de la Copa Mundial de Fútbol estaban en poder de muchas televisoras de señal abierta. Fue en 2002, con el Mundial de Corea-Japón, que la FIFA vendió los derechos a una empresa de señal restringida. De este modo, las televisoras nacionales (por lo menos, en México) sólo tenían derecho a pasar un número determinado de juegos.

Si YouTube decide comprar derechos de otras competencias, como la Eurocopa de Polonia-Ucrania 2012 o el Mundial de Brasil 2014, no dudo que las televisoras de paga reclamen. Después de todo, estarían perdiendo su ventaja competitiva (la exclusividad) ante un medio que es capaz de distribuir el contenido a todas partes del mundo de manera inmediata. Por fortuna, el que resulta beneficiado con este cambio es el aficionado.

Es indudable que se avecinan cambios. Todo dependerá del éxito que tenga YouTube con esta nueva incursión, la cual no sólo pondrá a prueba su capacidad técnica, sino que le podría situar un paso más cerca de una revolución televisiva. Por ahora, a disfrutar de la Copa América desde el ordenador ¡y que gane el mejor!