Todd Blat modeló un cubo que aparece en la película “Super 8” y lo subió a Shapeways, un servicio de impresión 3-D. Al día siguiente abogados de Paramount Pictures le envíaron una carta (“Cease to Desist") para que bajara el objeto del sitio.

¿Por qué? Claro ellos tienen los derechos de propiedad intelectual de un objeto de utilería y no quieren que ningún fan tenga la osadía de inspirarse en sus películas para crear.

Blatt decidió no meterse en problemas y retirar el objeto. Legalmente el incidente no pasó a mayores. Sin embargo, Public Knowledge disecta la situación y plantea una importante pregunta: ¿Cuándo esta bien copiar algo que esta protegido con copyright?

Como regla general, los derechos de autor no se extienden a "objetos útiles." Los objetos útiles son aquellos que realmente hacen algo (además de sólo ser lindos). En general, si tu quieres proteger un objeto útil , necesitas para aplicar a una patente.

Para Public Knowledge este tipo de objetos no son útiles en un sentido legal y lo único que ahora pasará con esta discusión es magnificar la discusión acerca del “uso justo”. Excelente.

Las impresoras 3D cada vez se popularizan más y sin duda, podemos esperar que la Gran Industria reaccione de la misma forma que lo ha hecho hasta el momento con las copias digitales. La historia sin fin.