Veo esa gráfica de Leon Håland. Quiero comentar algo al respecto. Comienzo con un cliché. Lo escribo: una gráfica vale más que mil palabras. Ya que la imaginación no es mi aliada este día, intento profundizar: es evidente que Google+ no tiene competencia, como sí la tienen Twitter y Facebook entre sí, en función de la velocidad de adquisición de usuarios. El primero logra 20 millones de usuarios en 24 días; los otros dos necesitan más de 1000 días.

Hago cálculos: Google+ gana nuevos usuarios 45 veces más rápido que sus competidores. Hago más cálculos. Saco el papel y uso regla de tres: hoy en día se dice que Facebook tiene poco más de 700 millones de usuarios y Twitter 300 millones. A ese ritmo, Google+ alcanzaría a Facebook en 840 días (dos años y tres meses aprox.); a Twitter en 360 días. Repito, si y sólo si Google+ no frena su paso de más de 800.000 usuarios nuevos cada día.

Hago algunas consideraciones:

  1. Vamos a suponer que los datos de Håland son ciertos.

  2. Google+ se sirvió de las otras redes sociales para tener ése avance tan avasallador. Seguro que multiplicó sus posibilidades. Su hype dicen algunos.

  3. Google+ inició como un club exclusivo, un cuello de botella creado expresamente para generar expectativas --y sí, claro, para que Google pudiera aprender a soportar la carga de usuarios que se le venía encima a su infraestructura--. Las expectativas generaron ansiedad por estar allí, de ser un círculo.

  4. Google+ es el resultado de los errores aprendidos de Google. Es una red que sorprende de gusto a la mayoría. Ésta formó una red de recomendaciones --ir al punto 1-- que parece no detenerse aún. Así que este post --tengo que aceptar lo inevitable-- es parte de una ola de refuerzo positivo para la red social del momento, triunfo de los estándares abiertos, la nube, la filosofía Google (casi) todo gratis y ya.

  5. Anexo una pertinente consideración que Jean propone en los comentarios: "Facebook y Twitter crecieron de la nada. No fueron un producto más creado por un imperio ya solidificado en la red. Su crecimiento puede, pero no debería ser comparado."

Quiero concluir el artículo con un atisbo al futuro. No creo hacerlo con buen tino pero qué importa, lo voy a intentar: Twitter y Facebook seguirán creciendo. Facebook menos que Twitter. Ambas menos que Google+ que explotará cuando sea completamente público y de forma orgánica detendrá su crecimiento algún día. Eventualmente las tres se retroalimentarán para sobrevivir. No pienso en scripts para importar/exportar usuarios; pienso en ideas que contaminarán a las tres para ofrecer, paradójicamente, un servicio diferenciado y útil. En un año..., no, en ¡seis meses! tendremos una mejor perspectiva del potencial de Google+, así como de la convivencia de las tres en Internet.

Todo eso es la versión feliz de la historia. La versión orwelliana como de costumbre indica que Google+ aplastará todo servicio interesante de Internet con uno propio, Zuckerberg se mudará a trabajar a las oficinas Mountain View, Twitter sustituirá a Buzz y este tipo de artículos comparativos serán una curiosa broma del pasado.

Doy clic en el botón "Publicar" del editor de WordPress. Luego leeré esto de nuevo, hago veinte correcciones/modificaciones, leo los comentarios... Y volver a empezar.