¡No te pierdas nuestro contenido!

Grandísimas noticias para los usuarios de América Latina: Netflix, el popular servicio de renta de vídeos por streaming, ha anunciado este martes que llegará a la región a finales de 2011. De acuerdo con un comunicado emitido esta mañana por la empresa, serán 43 países los que contarán con el acceso. A partir de la fecha de lanzamiento (aún desconocida), los usuarios en América Latina podrán acceder a una amplia gama de contenidos locales o mundiales, sean filmes o programas televisivos. Todas estas emisiones estarán disponibles con audios en inglés, español y portugués.

Con este movimiento, Netflix proveerá su servicio en prácticamente todo el continente, pues lo ofrece en Estados Unidos desde 2007 y en Canadá desde 2010. Para los que no lo conozcan, se trata de un servicio de pago que permite observar una infinidad de películas y series de televisión por una renta fija. Por $7.99 USD, los usuarios de Estados Unidos y Canadá puede acceder al contenido en un sinnúmero de dispositivos, que van desde cualquier ordenador hasta consolas de videojuegos --como la Xbox 360, la PlayStation 3 o la Nintendo Wii--, dispositivos móviles de Apple --iPod, iPad y iPhone--, algunos teléfonos con Android y otros aparatos como Google TV o Apple TV.

Las cifras del servicio en Estados Unidos son simplemente impactantes. En poco tiempo, Netflix se ha convertido en la fuente de tráfico de datos más alta en dicho país, cuenta con la friolera de más de 23 millones de suscriptores y factura cerca de tres mil millones de dólares al año. Su colección abarca más de 110 mil películas y 20 mil vídeos, contabilizando en total 5.1 millones de emisiones por día. Su crecimiento sigue sorprendiendo, pues en los últimos tres meses ha fichado 3.59 millones de suscriptores; y en 2010 subió su número de clientes en 70 por ciento.

Sin duda se trata de una movida muy interesante pero me queda una duda severa. ¿Son las condiciones de conectividad de América Latina las suficientes para sacar una tajada? Además de que la penetración de Internet en varios países evidencia una brecha digital considerable --sobre todo, si hablamos de Centroamérica y el Caribe--, en otros países la velocidad tampoco es muy elevada. Tan sólo en 2010, México ocupaba el peor lugar en penetración de este servicio entre países miembros de la OCDE.

¿Será una apuesta arriesgada de Netflix empezar por América Latina en lugar de Europa --como ya anunció, con España como punta de lanza en 2012--? De ser así, es probable que la región americana sea la prueba beta antes de incursionar en el mercado europeo, porque financieramente hablando, dudo que Latinoamérica represente ganancias más jugosas. Sí ése es el caso, habrá sido una jugada bastante inteligente, y sin duda, un paso muy sólido hacia la expansión global.