¡No te pierdas nuestro contenido!

Eric Schmidt, antiguo CEO de Google, estalló en contra del asedio legal de Apple contra los fabricantes de móviles que emplean Android. El otrora directivo se ha lanzado contra los de Cupertino por su campaña legal en contra de HTC, Samsung y Motorola. Hace unos días, Apple consiguió un triunfo importante con un fallo judicial de infracción de patentes, el cual inhabilitaría a HTC para vender su línea de smartphones en los Estados Unidos.

La cruzada de Apple tiene un objetivo claro: minar los buenos números de Android. Obviamente, Schmidt está muy molesto por esta táctica, y ha aclarado que la empresa de Steve Jobs no innova, sólo demanda:

La gran noticia en el año pasado fue la explosión de los dispositivos con Google Android y esto significa que nuestros competidores están respondiendo. Porque no están respondiendo con innovación, están haciéndolo con demandas. No hemos hecho nada incorrecto y estos pleitos legales están inspirados en nuestro éxito.

Con estas declaraciones, Schmidt reafirma la idea que muchos tenemos de que Apple está tratando de frenar en los tribunales lo que no puede en las tiendas; apoyado bajo el pretexto de las violaciones a patentes en sus productos. Pero Apple no es la única empresa que tiene una estrategia similar contra Android. De acuerdo con el ex CEO, también Microsoft está entrando en un juego parecido con las demandas. Por ejemplo, en el caso de HTC, Microsoft ha llegado a un acuerdo para que la empresa taiwanesa les pague de cinco a diez dólares por dispositivo vendido. Los de Redmond tienen también amenazada con una demanda a Samsung, a quien le piden que reporte $15 USD por cada unidad que vendan.

Lo curioso es que Apple y Microsoft también están incurriendo en violaciones de patentes entre ambos. Sin embargo, ninguno de los dos se está enfocando entre sí, sino que dirigen su atención hacia Google. Las batallas legales parecen --por ahora-- la solución idónea para competir, ya que el iPhone ha sido superado en ventas por los móviles con Android, en tanto que Windows Phone 7 no ha sido capaz de levantar furor entre los consumidores.

¿Serán capaces estas acciones de frenar el éxito de Android? A mí me parece que ya lo están haciendo. La decisión en el caso de HTC me parece la más peligrosa de todas, pues es la que sienta el precedente de que las empresas pueden usar las demandas de patentes como un mecanismo para bloquear la entrada del rival a determinado mercado. Microsoft, por su parte, sabe que no está en condiciones de ganarle a Apple --aún sin móviles con Android-- y ha decidido mejor sacar una tajada de esas ventas. Yo no le veo salida a Google en ésta. Por lo menos, no hasta que alguna autoridad judicial se espabile y les diga que ya es suficiente.