¡No te pierdas nuestro contenido!

Aunque no lo creamos y repitamos una y otra vez cada uno de los siguientes vídeos, estamos completamente equivocados y es prácticamente imposible que aquello que creéis ver sea la realidad. La propia definición de una ilusión óptica nos da la clave:

Entendemos por ilusión óptica cualquier ilusión del sentido de la vista que nos lleva a percibir la realidad erróneamente. Éstas pueden ser de carácter psicológico asociados a los efectos de una estimulación excesiva en los ojos o el el cerebro --brillo, color, movimiento… como el encandilamiento tras ver una luz potente-- o cognitivo en las que interviene nuestro conocimiento del mundo. Las ilusiones cognitivas se dividen habitualmente en ilusiones de ambigüedad, ilusiones de distorsión, ilusiones paradójicas e ilusiones ficticias (alucinaciones)...

Es decir, que cada ilusión óptica es un error. Un error que creamos nosotros mismos en nuestro cerebro porque debemos o queremos interpretar así la realidad. Ocurren durante la conexión del hemisferio derecho y el izquierdo, gracias a esto tenemos la capacidad de percepción.

Dicen que llegar a comprender las ilusiones ópticas ayuda a entender las limitaciones que tenemos en la vista humana y la distorsión que ejercemos, así que les propongo una serie de vídeos con los que poner en práctica la teoría:

Ilusión Óptica 1

Por mucho que lo intentemos, seguiremos viendo los dos cuadros que mueve de distinto color, cuando en realidad son exactamente iguales. La razón es siempre la misma, nuestro cerebro modifica el sistema visual y lo ajusta con ligeras variaciones para diferenciar la forma y los límites de los objetos dejando de lado la percepción de los colores. Si no me creéis, mirad en la Wikipedia.

Ilusión Óptica 2

Este otro caso es más simple, sobre todo porque lo estamos viendo a través del ordenador. El fotógrafo Erik Johansson lleva la ilusión óptica a la calle a través de un trabajo de retoque fotográfico, previo paso por el ordenador, donde calculó milimétricamente las medidas de la plaza para luego insertar las imágenes a escala real.

Ilusión Óptica 3

La siguiente ilusión está enmarcada dentro de lo que se ha llamado Flashed Face Distortion Effect. Sin ningún tipo de alteración en las caras de las chicas y fijando la vista en el punto donde nos indican, da la sensación de percibir la distorsión de unas caras sobre otras, cuando realmente tampoco es así. Esto es producto de los efectos de luz que producen nuestros rostros a los demás, es decir, al alinearlas en el vídeo y presentarlas de manera rápida, las diferencias entre los rostros son más extremas, de esta manera, si alguien tiene una mandíbula más grande de lo normal o una frente prominente, al compararlos a cámara rápida nuestra percepción nos muestra una imagen grotesca o deforme. El científico Matthew B. Thomson los explica perfectamente en una tesis.

Ilusión Óptica 4

El artista Francois Abelanet juega con los visitantes en un jardín de París. En este caso utiliza la técnica conocida como anamorfis para dar la impresión de relieve. Una anamorfis es una deformación reversible de una imagen producida mediante un procesamiento óptico. Se suele utilizar como efecto de perspectiva en el arte para forzar así al espectador a mantenerse sobre un determinado punto de vista preestablecido.

Ilusión Óptica 5

Exactamente igual al primer vídeo pero variando las formas geométricas. La explicación es la misma, nuestro cerebro genera este error para poder definir los límites y las formas geométricas dejando de lado el color. Al final del vídeo, cuando coloca la figura en cada fila, podemos observar que lo que veíamos era incorrecto.

Ilusión Óptica 6

Esta pieza fue premiada a finales del año pasado en la edición 2010 del Best Illusion of the Year Contest. Kokichi Sugihara. ¿Cómo lo consigue? Perspectiva. El autor consigue orientar cada uno de los espacios de manera que los percibamos al revés, así cuando realmente tienen un movimiento de descenso, nuestro cerebro lo interpreta en ascenso.

Ilusión Óptica 7

Este caso es similar al utilizado en muchas de las escenas de la trilogía de El Señor de los Anillos de Peter Jackson. Cómo en todos los vídeos anteriores, nuestra vista y nuestro cerebro nos juegan una mala pasada. Aquí hay truco y es que la casa donde se rueda no es una casa "normal". A parte de utilizar en cada toma una perspectiva que llega a deformar la estancias y los muebles, la casa no tienen formas rectas comunes. Ligeras pendientes y unos extremos más grandes que otros logran que nuestro cerebro perciba todo de manera completamente distinta.

Ilusión Óptica 8

Podríamos resumir el vídeo como la explicación del anterior. Sin ningún elemento decorativo, nuestra visión sigue generando la misma percepción, aún cambiándose los dos sujetos.

Ilusión Óptica 9

El final del vídeo nos acaba dando la clave. La perspectiva.

Ilusión Óptica 10

Existen también ilusiones ópticas tan sencillas como esta última. Basta con que nuestro cerebro quiera que este chico se encuentre levitando …