Una vez más vemos como simplemente no es posible separar la tecnología de sus usos y consecuencias durante acontecimientos sociopolíticos. The Guardian publica una nota acerca del rol de la BlackBerry en las #londonriots que hoy entran en su tercer día.

Al parecer el gobierno advirtió que todo aquel que alentara la violencia vía Twitter sería castigado, pero al parecer el intercambio de mensajes relacionados con los disturbios sucedía a través de la aplicación Blackberry Messenger, que no pueden ser trazados como en Twitter. Un directivo de BlackBerry declaró que ya contactaron al Departamento de Policía de Londres para ayudarlos en las investigaciones de cualquier forma que esté a su alcance.

La rídicula actitud de algunos medios y oficiales británicos de culpar a las redes sociales y la tecnología de alentar los disturbios, resulta irrelevante ya que no esta claro aún sí los motines en Londres son producto únicamente de la protesta social ante la muerte de Mark Duggan en Tottenham(a causa de un disparo por parte de un policía inglés) o es una reacción ante tensiones sociales que llevan años gestándose.

BBC se refiere a los responsables como pandillas de jóvenes (youth gangs) y anuncia que el gobierno publicará las cintas de las cámaras de CCTV para identificar a los involucrados, quienes serán castigados.

Para todos los interesados en la situación de #londonriots, vía Silvia Viñas, editora de Global Voices en Español, me llegan algunas sitios de información independiente que reportan la situación desde una óptica distinta a la de los medios tradicionales.

  • BLOTTR: Es un sitio de periodismo ciudadano que reporta noticias acerca barrios de Londres. La información que ofrecen de #londonriots incluye áreas no tan populares como Hackney, pero en donde también se reportan eventos violentos.

  • DEMOTIX: Un servicio de periodismo independiente que cada vez toma más fuerza, ha preparado una página de cobertura especial de #londonriots en donde ya hay más de 200 imágenes y 36 historias con un enfoque editorial independiente, muchas veces licenciado con Creative Commons.

  • STORYFUL: Es un servicio de curaduría de información similar a Storify que tienen una descatada cobertura de #londonriots desde su inicio, con fotografías, resúmenes y referencias a usuarios de Twitter, Twitpic y otras fuentes de medios sociales.

También fue creada la aplicación London Riots Map que mapea los lugares donde hay motines en la capital británica.

Como podemos ver, la tecnología puede usarse de muchas formas, siendo especialmente buena para contrarrestar información oficial, de esa que parece muy objetiva pero tiene una gran agenda detrás.

La tecnología no tiene culpa alguna de los motines. La tecnología es neutral; los usuarios la modulan de acuerdo a sus motivaciones. Además no olvidemos que se tiene que probar aún que estos disturbios fueron organizados vía BB. (Aunque es díficil pensar que tanto caos tiene algún tipo de organización.)

En cambio, The Guardian (con una cobertura y comentario muy dignos) apunta al cierre de centros de esparcimiento para la juventud (VIDEO) como uno de los antecedentes a #londonriots. Blotter no olvida señalar al hecho de que sin justicia social no hay paz en su reporte de las posibles causas de este estallido.

Un dato importante: 98 de los 215 arrestados hasta el momento, nacieron en la década de los noventa. ¿Hello?

Personalmente, creo que la violencia no es una solución a nada. El descontento puede manifestarse enérgica pero pacíficamente y aún más, de forma organizada y efectiva, como el #15M lo ha demostrado.

El robo indiscriminado (looting) tampoco me parece a una buena estrategia para manifestar el descontento. Una televisión de plasma de 40 pulgadas o unos tennis no deberían de significar nada, aunque el hecho revela un poco acerca de los deseos y tensiones que el consumismo provoca entre diferentes clases, que por cierto, siempre han estado en lucha. (Recomiendo ver este video)

La violencia no va a resolver nada y lamentablemente cada vez se sale más de control la situación. Lo que es importante es no dejar a un lado las consideraciones acerca de aquello que dió origen a esta situación. Por lo general no es gratis, alguien muy importante dijo un día que "los motines son el lenguaje de los que no son escuchados".