¡No te pierdas nuestro contenido!

Un anuncio de venta en eBay ha disparado nuevamente la duda sobre la llegada de una MacBook con 3G integrado. Un prototipo con esta característica está en oferta el sitio de subastas. De acuerdo con el vendedor, este ordenador incluye hardware para 3G, una antena de recepción y un compartimiento para una tarjeta SIM. Dicho modelo habría sido manufacturado en 2007 y está marcado como “ejemplar para evaluación”.

Según el vendedor, esta MacBook Pro cuenta con muchas singularidades. La más obvia es una antena que se desliza desde la parte superior derecha del monitor. Además, en el interior se encuentra un módem similar al de los teléfonos móviles; así como una ranura para colocar la tarjeta SIM, lo que sugiere que Apple estaba experimentando con un ordenador con conectividad 3G. Por supuesto, no hay forma de garantizar por completo su autenticidad, pues el número serial no se encuentra registrado de la base de datos de la compañía.

¿Se trata de un prototipo real o de algún engaño de un aficionado? Júzguenlo en esta imagen:

Verdad o mentira --a mí esa antena se me hace espantosa para un diseño de Apple--, la aparición de este ejemplar ha servido para reavivar el debate sobre la incorporación del 3G en algún ordenador portátil de dicha marca. Con el auge que tienen las tablets, la entrada de una tarjeta SIM para conexión de datos no suena como una idea descabellada, sobre todo si consideramos el desarrollo de la Chromebook de Google como otro competidor.

Una conexión de 3G en una portátil de Apple (como una MacBook Air, por ejemplo) sería un éxito rotundo, sobre todo si consideramos como parámetro la buena recepción que ha tenido el iPad con esta característica. Así como alguna vez hemos debatido las ventajas de un iPod Touch con módem 3G –un smartphone sin el phone–, ¿por qué no pensar en que este prototipo (o por lo menos, la idea que encierra) ya ha sido considerado por los de Cupertino? Si consideramos también la tendencia marcada de Apple por la nube, no me parece una apuesta equivocada. Yo estoy bastante confiado que, tarde o temprano, un producto así llegará a nuestras manos. Mi pregunta es: tío Steve, ¿para cuándo?