¡No te pierdas nuestro contenido!

A mí me sorprende cómo los fabricantes han apostado tanto por el 3D sin pensar en muchos detalles. Uno pensaría que después de tantas historias de incompatibilidad tecnológica, las empresas ya habrían aprendido la lección. Sin embargo, en la carrera por ser el primero --aunque no necesariamente el mejor-- siempre hay descuidos "menores". Uno de ellos es que las gafas para ver en 3D son incompatibles entre las diferentes marcas de televisión. Así que, en un arrebato de sentido común, Panasonic, Samsung y Sony se pondrán de acuerdo en un estándar.

La meta es que para 2012 ya contemos con unos lentes universales para mirar en las pantallas de 3D. Los tres fabricantes se han puesto en contacto con XPAND 3D, a quien le entregarán un protocolo de desarrollo que permita que las gafas sean intercambiables entre el trío de marcas. Por supuesto, la misión no es tan fácil, pero también necesitan que este mecanismo sirva para utilizar las televisiones que ya se vendieron en 2011.

Con movimientos como éste, las marcas continúan tratando de impulsar a la tecnología 3D, a pesar de sus inconvenientes. La misma Samsung ha reconocido que la exposición a las imágenes en tercera dimensión provocan fatiga en la vista, sobre todo cuando se trata de dispositivos que se miran de cerca (como una TV o una consola portátil). Así que para evitar que la apuesta se les caiga, optan por ir arreglando los defectos sobre la marcha.

Eso sí, ponerse de acuerdo será un pequeño lío porque implica que alguna de las compañías tenga que ceder en ciertos aspectos. Por ejemplo, Sony y Panasonic emplean ondas infrarrojas, mientras que Samsung apostó por una conexión Bluetooth. La esperanza que tienen estas marcas es que, una vez que se cuente con unas gafas que funcionen para sus modelos combinados, esto ayude a que la adopción de las televisiones con 3D sea mucho más veloz. Y, por supuesto, significa que los que quieran entrar al mercado tengan que pensarse seriamente entre adoptar el sistema universal o remar contra la corriente.