El día de ayer Vince Cable, Secretario de Negocios de Reino Unido, anunció que la medida de bloqueo de sitios que requiere el Digital Economy Act no será implementado debido a que es complicado y de hecho, inoperable (“unworkable”). Sin embargo, también dijo que estan trabajando para encontrar otras medidas para acabar con los sitios piratas.

Las declaraciones surgen ante la publicación de la respuesta al Hargreaves Report por parte de gobierno, el cual tiene como objetivo principal flexibilizar sus leyes de propiedad intelectual para acercarlas un poco a la realidad (video) y evitar que el copyright bloqueé más la innovación y el crecimiento económico.

Por otra parte Ed Vaizey, el Ministro de Comunicaciones, declaró que el no al bloqueo de sitios, no es para siempre, sin embargo basados en el reporte de Ofcom, se probó que esta medida es complicada y poco eficiente.

El reporte de Ofcom (PDF) desmenuza los detalles del cómo será implementado el envío de notificaciones de infracción a los usuarios por parte de ISPs y los procedimientos de apelación por parte de los mismos, así como los procedimientos que deben de llevar a cabo los ISPs y los titulares de derechos. Los procedimientos, a pesar de que pugnan por hacer los procesos fáciles y evitar altos costos, son demasiados burocráticos y el documento aún plantea dudas en la aplicación de algunos aspectos, especialmente acerca de la apelación y sus costos.

Algo que llama mi atención, es que aunque los menciona, no se deja claro cuáles son los métodos que utilizan los propietarios de derechos para identificar infracciones y notificar a los ISPs de las mismas. Este siempre será el problema: no hay forma de proteger el contenido digital sin vulnerar la privacidad. Desgraciadamente, como señala Torrent Freak, la industria nunca ha sido transparente en sus mecanismos y procedimientos (y probablemente no lo serán), por lo que es díficil detectar abusos. Por sí fuera poco su agresividad, negativa para adaptarse y su mala fama, no les ayudan en nada.

La industria del entretenimiento no ha tardado en dar su postura, y el activo sector musical, ha tomado la delantera. BPI, el lobby inglés de la música, obviamente ha reaccionado y pide un acuerdo de tipo fast-track entre ISPS y su ”industria” para acabar con la piratería. Vaya...suena a un acuerdo voluntario estilo "6 strikes".

La justificación es la misma cantaleta de siempre:

Sí fallámos en hacerlo veremos algunas de las industrias líderes a nivel mundial de este país, irreparablamente dañadas, bajo este gobierno.

Afortunadamente una de las nuevas medidas que el gobierno británico tomará de acuerdo a su nueva postura, es dejar a un lado evidencias débiles o sin fundamento (como las que siempre da la industria) y crear estándares mínimos para lo que debe ser considerado como evidencia válida. Vincent Cable lo dejó claro:

La filosofía básica es que nosotros reconocemos la necesidad de proteger (propiedad intelectual), pero esta protección debe ser proporcionada y basada en evidencia.

Evidencia. No futurología, dramas ni chantajes.

Esperemos que el “acuerdo” por el que pugna la industria en Reino Unido sea basado en evidencia, lo cual junto con las nuevas medidas para modernizar el régimen de propiedad intelectual en Reino Unido, posiblemente seguirá reduciéndo el poder de los que lo abusan (con frecuencia) en prejuicio de la sociedad entera. La batalla estará dura en Inglaterra, hay que estar atentos y ojalá los ISPs y el gobierno pongan un hasta aquí a los monopolios intelectuales.

Imagen CC vía jared