¡No te pierdas nuestro contenido!

Los chicos de Mozilla siguen con el plan previsto y acaban de lanzar una nueva versión de su navegador: ya está disponible Firefox 7. Después de haber lanzado varias versiones beta de ésta el navegador ya tiene una nueva versión final que promete muchas mejoras, la principal de es una mejor gestión de los recursos utilizados por este software haciendo que se reduzca el consumo en al menos un 30%.

Además de esto también se han incluido correcciones de errores y mejoras que hacen que el rendimiento del navegador sea mejor, el cual puede cargar las páginas un poco más rápido, aunque debido al nuevo ritmo de lanzamiento de versiones no debemos esperar cambios demasiados importantes en Firefox. No obstante sigue siendo muy recomendable actualizar a la última versión.

Como ya he comentado en alguna ocasión, acostumbro a usar la última versión de desarrollo disponible, concretamente en este momento estoy navegando con la primera versión nighly del Firefox 10, la cual se puede descargar de los servidores de Mozilla. Además tengo instalada la última versión estable de Firefox, el canal Beta y Aurora. Ir de versión en versión no es demasiado bueno ya que terminan afectando a la instalación del navegador (archivos de datos, extensiones, historial, etc.), debido a esto he usado una serie de trucos durante los últimos meses para tener este software en el mejor estado posible. Realizar la actualización de Firefox es tremendamente fácil, basta con descarga el instalador o mucho más fácil, hacerlo desde la ventana de Acerca de, pero si quieres hacer una instalación lo más limpia posible, ahí van mis cinco consejos para actualizar a Firefox 7.

Antes de nada, limpieza

Probablemente desde que instalaste la actual versión desde cero han pasado semanas o incluso meses de navegación, cada día que pasamos navegando hace que nuestro querido Firefox engorde un poco, principalmente en el historial. Este durante el pasado ha sido uno de los grandes problemas del navegador, cuanto más grande era el historial más problemas de rendimiento nos podíamos encontrar. Esto es algo que afortunadamente ha cambiado, pero no debemos descuidarlo.

Por ello antes de realizar la actualización de Firefox es conveniente realizar una limpieza de nuestro historial. De hecho, esto es algo que deberíamos hacer de vez en cuando sin necesidad de realizar una actualización, ya que aunque sea un poco ayudará a mejorar el rendimiento del navegador. ¿Cómo lo hacemos? Muy sencillo, mediante el menú Historial podemos acceder a todo el historial, allí tendremos un registro de todas las páginas por las que hayamos navegado, salvo lógicamente las que hayamos visitando mientras estábamos en Navegación Privada.

En el apartado Historial puedes tener el registro de varios meses, incluso de años. Probablemente las páginas que más visitas las conoces de memoria y además las tienes agregadas en los marcadores, pero el historial sobre todo estará lleno de páginas que visitas pocas veces, ¿para qué conservarlas? ¡Hagamos limpieza! Supongamos que quieres conservar el historial del último mes pero el resto lo queremos borrar, tan sólo tienes que seleccionar los meses anteriores y suprimirlo. El proceso tardará un poco dependiendo del tamaño del historial, pero tras la espera nuestro Firefox será mucho más ligero.

Copia de seguridad a Firefox Sync

Una vez que ya hemos hecho algo de limpieza en nuestro navegador, vamos a continuar preparando la instalación de la nueva versión, con otro elemento que es muy recomendable usar siempre, Firefox Sync. Esta característica la añadió Mozilla ya hace un tiempo y nos permitirá sincronizar diversos elementos de nuestro Firefox a sus servidores, concretamente nos permite sincronizar:

  • Marcadores
  • Contraseñas
  • Preferencias
  • Historial
  • Pestañas

Todas son opcionales, por lo que podremos elegir que queremos sincronizar antes de hacerlo. Firefox Sync viene ya instalado en el navegador por lo que no tendremos que instalar nada adicional, tan solo crear una cuenta si no la tenemos. Una vez la hayamos creado y configurado nuestras preferencias de sincronización le damos a “Sincronizar ahora” y la información será guardada en los servidores de Mozilla.

El motivo por el cual recomiendo usar esta característica del navegador es porque nos hace la vida mucho más sencilla y más tranquila en caso de fallos. Si instalamos Firefox en nuestro equipo o en cualquier otro bastará con conectar a nuestra cuenta de Firefox Sync para que en pocos minutos tengamos listo nuestro navegador: con nuestro historial, nuestros marcadores, preferencias, etc… Evidentemente podría ser mejor y seria también muy bueno que se guardasen las extensiones, pero esto todavía no lo permite Sync. Todo se andará.

Reinstala completamente Firefox

Este podría ser el punto más opcional de todos, pero recomiendo hacerlo de vez en cuando y en la actualización del navegador es una buena ocasión para hacerlo: desinstalar completamente Firefox de nuestro equipo. Desde hace un tiempo el navegador se puede actualizar de forma sencilla con pocos clicks y sin necesidad de una reinstalación, pero se puede dar el caso de que tengamos demasiada basura en las carpetas de datos del navegador y esto nos genere algún problema.

Más vale prevenir que curar, así que una reinstalación completa de vez en cuando no viene mal. Ya tenemos gran parte de la información de nuestro navegador guardada con Firefox Sync, por lo que podemos borrarlo todo sin demasiada preocupación. Tan sólo tenemos que apuntar nuestras extensiones preferidas para instalarlas después, ya que como digo estas no se guardan. Aunque por suerte hay otras extensiones que si permiten hacer copia de seguridad de extensiones, como FEBE.

Así que con todo guardado, desinstalamos el navegador de nuestro equipo. Y nos aseguramos que no quede rastro de este en ninguna parte del sistema operativo, si se trata de Windows tendremos que revisar la carpeta Archivos de Programa y en AppData, aunque también es recomendable usar un software específico que lo hará todo de forma automática, como Uninstaller.

Haz que tus extensiones sigan funcionando

Una vez hayamos instalado de nuevo Firefox éste estará como nuevo, entonces comenzaremos el proceso de recuperación de nuestro viejo Firefox. Para ello conectamos a Firefox Sync desde la nueva instalación que hayamos realizado y pulsamos en Sincronizar ahora, en unos minutos tendremos descargadas todas las opciones que hayamos configurado y sincronizado previamente antes de desinstalarlo. A continuación realizamos la recuperación de las extensiones, ya sea instalándolas desde cero o usando FEBE.

Sin embargo se puede dar un problema, que alguna de tu extensión no sea compatible con la nueva versión del navegador. No hay problema. Una de las ventajas que tiene que Firefox se actualice de forma tan constante es que las diferencias entre versiones son menores y las extensiones son compatibles, aunque todavía no estén firmadas. Tan sólo tenemos que habilitar la posibilidad de que nuestro navegador nos deje usar las extensiones de nuevo, para ello tan sólo tendremos que instalar otra extensión, Add-on Compatibility Reporter. Una vez lo hayamos instalado y reiniciado el navegador nos permitirá instalar las extensiones.

No abuses de las extensiones

Sin embargo recomiendo no abusar de las extensiones, es decir: no instales más de las que necesitas. En su mayoría estas extensiones están realizadas por desarrolladores de terceros y puede afectar al rendimiento de nuestro navegador si no son compatibles o simplemente están mal desarrolladas. En algunas ocasiones nos podemos encontrar con diversos problemas en el navegador, como que vaya demasiado lento o que este se bloquee, algo que puede ser provocado por las extensiones.

Esto es algo que desde Mozilla saben y por ello crearon un listado de las extensiones que más afectan al rendimiento del navegador. De este modo, para prevenir que el rendimiento de nuestro Firefox se vea afectado lo mejor es tener las extensiones más esenciales, las que usemos y las que hayamos querido probar o no estemos usando, deshabilitarlas o directamente desinstalarlas.

Estos son algunos consejos que he ido aprendiendo con el tiempo y me han sido muy útiles. Lógicamente no todo es infalible y puede que tengamos errores, sin ir más lejos en la actualización a Firefox 7 he tenido problemas y todas las versiones que tenía instaladas de Firefox me daban problemas, por lo que he tenido que reinstalar desde cero siguiendo estos pasos y los problemas se han solventado, y en poco tiempo.

Espero que estos consejos os resulten útiles y os ayuden a tener una mejor experiencia de este magnífico navegador que es Firefox.