¡No te pierdas nuestro contenido!


Desde hace unas semanas las proyecciones electorales señalaban al Partido Pirata Alemán como una de las posibles sorpresas. El pronóstico apuntaba al menos a la obtención del 5% necesario para poder sentarse en el Parlamento berlinés.

El Partido Pirata Alemán obtuvo 8.9% de los votos, lo cual equivale a 15 lugares en el Parlamento de Berlín, que se pretenden utilizar para demostrar que:

[..]es posible conducir la política de forma transparente. La política tradicional es un secreto, un área de “prohibido el paso”. Las reuniones se llevan a cabo a puerta cerrada, las agendas y los protocolos no son abiertos, los tratados no son publicados.

Sebastian Nerz, líder de los piratas alemanes, declaró para TorrentFreak momentos después de que se anunciará el triunfo -- que están preparados para trabajar en la abolición de patentes y limitar la expansión del control que ejercen las sociedades de gestión de derechos de autor.

Vaya que sí hace falta.

En pocas palabras: Vamos a demostrar que la política puede reformarse.

El triunfo del capítulo alemán del Partido Pirata es una muestra contundente del hartazgo de las nuevas generaciones ante la desastrosa forma de gestionar el poder en detrimento de la sociedad. La introducción de un partido comprometido con los derechos civiles, su expansión y respeto en la era de la Sociedad de la Información, sin duda tendrá un efecto positivo.

Actualmente vemos a políticos de muchos (demasiados) países reproducir la retórica de todos aquellos empeñados en acotar nuestros derechos y dañar el internet con propósitos puramente financieros. También hay gobernantes cavernarios que ejercen el poder en pseudo democracias acusando de terrorismo a ciudadanos o bien, promoviéndo leyes que pretenden blindar la pésima imagen que se han ganado, a través del acoso a la libertad de expresión vía internet. Todo, esto sin contar a supuestas Ministras de Cultura coludidas con la industria del entretenimiento y dedicadas a hacer todo, menos, promover el acceso a la cultura.

La política tradicional internacional esta llena de analfabetos y analfabetas digitales con un profundo desdeño por la democracia.

Pero las cosas no deben de seguir así. Y el 15% de los votantes de menos de 30 años en Berlín, afortunadamente lo sabe.

La plataforma actual del Partido Pirata Alemán en Berlín además de concentrarse en los objetivos iniciales de este movimiento político, como lo son la privacidad, la legalización del intercambio de archivos vía P2P y el combate a la censura, también incluye otros principios que traducen el libre flujo de información a la ciudad y la participación en ella. Por ejemplo, actualmente promueven el acceso gratuito al metro, de la misma forma que lo hacen con el Wi-fi.

Otra buena noticia es que los social demócratas lograron un 29.5% y los partidos de extrema derecha combinados, afortunadamente solo un 5%.

Sin duda, el triunfo del Partido Pirata Alemán en Berlín se merece una gran celebración. Esta noche, la fiesta del Partido Pirata Alemán luce así:

Imagen vía Steffireichert e Infopolicy