¡No te pierdas nuestro contenido!

google_wave_wallpaper_by_newsaint

Para mucha gente Google Wave es un estrepitoso fracaso de Google, para otros, en cambio, era un sistema con el que podíamos comunicarnos en tiempo real con nuestros contactos, realizar encuestas, compartir archivos y que llegó en 2009 con el firme propósito de desplazar al correo electrónico. Sin embargo, en 2010, Google decidió suprimir el proyecto debido a su escasa aceptación y terminó en la Apache Software Foundation en busca de una segunda oportunidad. En esa época de incertidumbre conocimos la intención de la Armada de Estados Unidos en su uso como sistema de comunicación interna de sus navíos y, hasta ahora, no hemos conocido muchos más casos en los que Google Wave vuelva a ser utilizado.

Dos start-ups de San Francisco han desarrollado sendos productos que toman como base el extinto sistema de comunicaciones de Google y con los que nos pretenden dar un giro a la forma que tenemos de trabajar de manera colaborativa. Recordemos que Google Wave, en el fondo, era un sistema con el que podíamos ver a tiempo real qué estaban haciendo nuestros contactos y, aplicándolo a un entorno profesional, podría haberse utilizado para realizar trabajos de manera colectiva o modificar documentos.

LiveLoop es una de estas empresas que ha apostado por Google Wave y lo ha vinculado a un producto muy consolidado en el mercado (sobre todo en el empresarial): Microsoft PowerPoint. Según Amal Dorai, CEO de LiveLoop (empresa que ha recibido 1,2 millones de dólares de un fondo de capital riesgo):

Google Wave ofrecía una tecnología magnífica pero, realmente, no llegó a ponerse en valor en un producto real. Nosotros estamos aprovechando el gran concepto de colaboración en tiempo real y lo hemos trasladado a algo que utilizan ya 750 millones de personas: Microsoft PowerPoint

¿Y cómo se puede conjugar PowerPoint con Google Wave? La idea, realmente, es bastante interesante. Si nos centramos en la versión de escritorio de PowerPoint, a veces, hacer una presentación entre varias personas puede ser una auténtica pesadilla entre el intercambio de versiones, modificaciones y gente que almacena en local versiones desactualizadas. La idea de LiveLoop es dotar a PowerPoint de ese factor colaborativo que se le echa en falta, instalando un complemento para PowerPoint en el equipo que sincroniza las distintas copias de un mismo archivo que estén editando distintas personas de manera que todos vean los cambios que se realizan y siempre tengan la última versión actualizada. En el fondo, es como si se trabajase con Google Docs pero directamente desde PowerPoint (recordemos que Google ya ofreció algo parecido para Word pero no para el resto de aplicaciones de Office).

Según Dorai, una compañía de la lista de las 100 de la revista Fortune ya estaría probando su aplicación (que está en beta privada) y con la que estarían trabajando, desde su PowePoint de escritorio, de la misma manera que se podía trabajar con Google Wave y, precisamente, según el responsable de LiveLoop, ese era el motivo por el que Google Wave no llegó a cuajar, dado que la gente no estaba acostumbrada a trabajar en el navegador de la misma manera que se podía trabajar en un entorno de escritorio y, además, el interfaz era confuso.

Todo el mundo, más o menos, sabe manejar Office así que nosotros, simplemente, lo estamos convirtiendo en algo mejor. Creemos que este es un modelo para un nuevo tipo de aplicaciones en la nube donde no hace falta usar el navegador y podemos combinar las ventajas de las aplicaciones de escritorio con los beneficios de centralizar el almacenamiento y mantenerlo en la nube.

Stypi es otra empresa que también ha utilizado Google Wave como base de un producto que, como no, también tiene como trasfondo el trabajo colaborativo. Según el cofundador de la compañía, Byron Milligan, Google Wave podía hacer a la gente algo más productiva:

No nos gustó la manera en la que se presentó Google Wave, como herramienta de nueva generación que podría sustituir el correo, pero realmente nos gustó cómo permitía a la gente trabajar en un mismo espacio de trabajo de una manera sencilla

Stypi presenta un documento de texto en blanco que puede compartirse con los usuarios que queramos, simplemente, compartiendo la URL única que lo define. Al igual que pasa con editores como Gobby o con Google Docs, podemos ver el texto que van introduciendo nuestros compañeros y, gracias a un botón de playback podemos ver cómo se generó el documento e, incluso, recuperar versiones anteriores. Pero, realmente, lo que más me agrada de esta derivada de Google Wave es su orientación al mundo del desarrollo de software puesto que, automáticamente, detecta la sintaxis utilizada y destaca las palabras reservadas (como el Emacs o, incluso, Gedit) y si a eso le sumamos la posibilidad de deslocalizar el lugar de trabajo y ofrecer la opción de trabajar en grupo, el producto se hace bastante interesante.

De hecho, tal es la apuesta por el mundo del desarrollo software que Stypi está preparando un complemento para Vim que permita, precisamente, usar Vim y sincronizar el contenido gracias a la tecnología de Google Wave pero, en el futuro, quieren ampliar su catálogo de productos y abarcar muchas más aplicaciones de escritorio y volverlas colaborativas.

Siempre tuve la sensación de que Google Wave llegó demasiado pronto y que, quizás, Google lo trató más como experimento (o proyecto de I+D) que como una apuesta seria (como Google+). Técnicamente, Wave era una apuesta muy interesante que podía tener mucho juego, tanto a nivel personal como a nivel profesional y, la verdad, parece que estas nuevas implementaciones podrían suponer un nuevo renacimiento para Wave que sacan partido al mayor de sus ventajas: el trabajo colaborativo. Seguramente, esta senda que han iniciado estas dos empresas podría ser el punto de partida del renacimiento de Google Wave como base de productos orientados al teletrabajo y a la coordinación de equipos de trabajo.

Imagen: New Saint