¡No te pierdas nuestro contenido!

"Una comunidad surge en el momento que un grupo de gente sueña el mismo sueño". - Collective Creativity acerca de Radek Community

Occupy Wall Street crece cada día más por la simple y sencilla razón de que su comunidad crece. Pero una comunidad necesita de cooperación y herramientas para poder desarrollarse, siempre ha sido así.

Más allá de la influencia de la primavera árabe y el #15M en España,, uno de los precedentes más fuertes de Occupy Wall Street, proviene directamente de Estados Unidos: las protestas de Seattle en 1999.

Las protestas de Seattle fueron un parte aguas en los medios independientes de comunicación, que hoy, juegan un papel fundamental en los movimientos pro-democracia-real que hemos visto durante este año.

IndyMedia, Free Speech TV, Democracy Now! son algunos ejemplos de medios y plataformas que han trabajado desde hace años en Estados Unidos para democratizar las comunicaciones desde un enfoque informativo. La infraestructura de comunicación en la ocupación de Wall Street es algo muy valioso, ya que va más allá de la concepción de que los medios de comunicación sirven principalmente para informar o distribuír noticias. La realidad es que la comunicación sucede en todas partes, es una forma de relacionarnos, de interactúar, de aprender. Va mucho más allá de los medios.

Occupy Wall Street no solo subvierte la naturaleza mediática y propagandística del capitalismo, sino que voltea de cabeza el espectáculo de “la política” para dar paso a “lo político”, al ocupar un espacio en donde una comunidad esta haciéndo exactamente lo opuesto a lo que ahí sucede: hay distribución (de poder, información y riqueza) en vez de concentración.

McKenzie Wark, escritor del Manifiesto Hacker, afirma que por definición una ocupación es lo opuesto a un movimiento . Esto es una observación muy constructiva que articula lo que sucede en el epicentro de la histeria capitalista hoy por hoy: un llamado a detener la inercia que mantiene viva a la bestia en la que se ha convertido el sistema financiero.

Wark señala que al ocupar un espacio o una abstracción — como lo es Wall Street —, no solo nos damos cuenta que otras formas de vivir y de organizarnos son posibles, sino que a veces, de hecho son reales.

La comunicación siempre ha sido más acerca de organización que de información y en #OWS esto es muy real:

The Occupied Wall Street Journal

El papel color salmón en el cual se imprime el Wall Street Journal es sin duda uno de tantos símbolos de la élite financiera.

El periódico oficial del 99% salió a las calles la semana pasada para desafiar la idea de que los medios de comunicación son propiedad de las élites, logrando además asegurar unas ediciones más, gracias a su colecta en Kickstarter en donde hasta hoy, han reunido más de 75 mil doláres gracias a 1696 donaciones.

Increíble.

El periódico es gratuito y además puede descargarse de la red en formato PDF.

Global Revolution

Hacer un stream no es nada del otro mundo, pero mantener una transmisión sin interrupciones — muchas veces en vivo — por más de 3 semanas, es un logro. El canal de Global Revolution no ha parado desde el primer día de la ocupación y aunque un poco caótico, la cobertura ahora incluye los movimientos de ocupación a lo largo y ancho de los Estados Unidos.

Aunque la plataforma de Livestream esta lejos de ser algo independiente, el uso que le han dado, ha resultado ser una herramienta de inforganización muy efectiva en donde se incluyen anuncios de los resultados de sus asambleas, tips para lidiar con la policía, horarios de reunión y además se documenta todo lo que ha sucedido en estas semanas. El stream de Global Revolution es ya un archivo invaluable de esta protesta.

Telefonía P2P

Eyebeam es un grandioso think-tank de arte y tecnología en Nueva York en el cual la constante es la experimentación, la creatividad al servicio de la utopía. Uno nunca sabe cuando un experimento puede convertirse en una herramienta.

Una de tantos experimentos que Eyebam apoya llegó al Hackaton de Occupy Wall Street, se llama Signal Strenght..

El proyecto de Amelia Marzec es un hack para telefonos móviles que agrega un radio para extender su alcance y poder conectarse a una red de comunicación P2P, independiente del proveedor del servicio, evitando así el monitoreo de llamadas. El hack de Amelia actualmente funciona en dispositivos con Android como el Motorola Droid X y el HTC ThunderBolt.

Lo colectivo

Más allá del pliego petitorio de demandas que muchos críticos reduccionistas exigen, (al ser incapaces de entender lo que sucede en Wall Street) es necesario observar y reconocer el valor de la construcción y desarrollo de formas de organización social alternativas (lo cual no significa novedosas necesariamente) que han sucedido en Tahir, Sol, Wall Street....unos laboratorios sociales creados en base a la cooperación, en lo común. Una comunidad se construye con actividad, una “organización” con objetivos…y las comunidades no por estar organizadas, significa que son organizaciones. Es en verdad un poco inútil, pedir como requisito para crear una comunidad, la existencia previa de objetivos.

Sin embargo, las comunidades pueden dar paso a organizaciones como son las bibliotecas o las escuelas:

La biblioteca

En Ocuppy Wall Street ya también opera una librería pública llamada La librería de la gente. La colección se formó por medio de donaciones y los préstamos se hacen bajo un sistema de confianza.

La biblioteca esta organizada en secciones como Historia y Resistencia, Poesía, Cambio Gubernamental y Ficción. El espacio fue creado por Daniel Norton, un estudiante de Biblioteconomía de la Universidad de Maine que no solo quería acampar, sino contribuír con algo que además pudiera organizar: información.

La escuela pública

The Public School es un proyecto que inició en Los Angeles hace ya varios años, bajo un modelo de descolarización similar al propuesto por Ivan Illich. En The Public School los interesados pueden manifestar su interés por aprender o algo o bien, manifestar su capacidad para enseñar algo, es decir, se fomenta la enseñanza auto-didácta.

El capítulo Nueva York de The Public School ya ofrece un programa de “Para-Academia” con el objetivo de crear discursos inmunes al discurso de la Academia tradicional. Vaya que es necesario.

Las posibilidades

La frustación y el hartazgo son algo legítimo, imaginar como desmantelar las partes que ya no nos sirven de un sistema, también lo es. Y para eso se necesita tiempo.

Personalmente creo que sería muy ingenuo esperar que las comunidades que se crean en torno a las plazas, se establecieran indefinidamente en estos espacios, aún ahora que el Alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, lo ha autorizado..

En mi opinión, lo importante es el hecho de que estos laboratorios sociales son una especie de pulso de las posibilidades que ofrece la descentralización del poder, la información y la riqueza para poder crear no uno, sino muchos mecanismos y sistemas operativos sociales, económicos y políticos que eventualmente puedan instalarse en cualquier espacio y comunidad en beneficio de la gran mayoría:el 99%

Imagen vía lindes