¡No te pierdas nuestro contenido!

spaceHDU_x616

A pesar de la jubilación de los transbordadores espaciales y los recortes que está sufriendo el programa espacial estadounidense, la agencia mantiene abiertas múltiples líneas de investigación relacionadas con las condiciones de vida del hombre en el espacio y cómo lograr, en un futuro, prolongar la duración de las misiones espaciales. Recientemente, la NASA ha dado por finalizadas las pruebas realizadas en el desierto de Arizona con un nuevo habitáculo que, quizás, en diez años podría servir como hogar de una futura misión a Marte.

¿Una misión a Marte? Si tenemos en cuenta lo rojizo y escarpado del paisaje del desierto de Arizona, la verdad, que no es complicado hacerse esta asociación de ideas. Las pruebas, que terminaron el pasado mes de septiembre, consistieron en el envío de equipos a pasar la noche en esta "tienda de campaña" que consta de un cuerpo cilíndrico duro, cuatro habitaciones, dos habitáculos exteriores para usar como aseo y una zona de expansión (hinchable) que añade un segundo nivel para domir y relajarse. El diseño de este pequeño chalet espacial procede de un concurso universitario que, posteriormente, la NASA ha ido perfeccionando hasta llegar a la solución actual que puede utilizarse únicamente con un armazón hinchable o con uno rígido destinado al bloqueo de radiación procedente del espacio.

Realmente, la idea no es nueva y ya desde los años 70, la NASA siempre ha tenido en la cabeza este tipo de investigaciones y, al final, siempre ha llegado a conclusiones similares: tiendas de campaña hinchables que ofrecen un gran volumen habitable en poco peso de transporte y en poco espacio de carga, por lo que el precio de estas viviendas (y su despliegue) es bastante pequeño.

Además de probar esta avanzada tienda de campaña, el equipo probó un prototipo de robot que también podría estar destinado a explorar la superficie de Marte y podría controlarse desde un centro de control situado en una de las habitaciones desde la que los astronautas podrían dirigir los movimientos del robot. Según la directora del proyecto Hábitat de la NASA, Kriss Kennedy:

Este experimento permite cambiar bastante las cosas puesto que no es lo mismo usar el robot estando el astronauta en las inmediaciones que operarlo desde la Tierra con un retardo acumulado de 50 segundos

El sistema utiliza sensores integrados en la vivienda que reducen la necesidad de revisar e inspeccionar el habitáculo de manera regular:

Estamos trabajando en la inclusión de más módulos que permitan que la tripulación se despreocupe de reparaciones si hubiese un problema o de monitorizar constantemente el habitáculo. Dentro de la unidad, el sistema podría ser controlado por dispositivos similares al iPad o el iPhone con los que la tripulación podría controlar la temperatura o las luces

Una misión tripulada hacia algún lugar lejano, como Marte, es algo muy arriesgado. La radiación procedente de los rayos cósmicos puede provocar cáncer y las llamaradas solares pueden causar una muerte rápida, por tanto, estos factores son un gran problema para organizar una misión a largo plazo. De hecho, para proteger a la tripulación sin penalizar la carga de la nave, los ingenieros de la NASA barajan utilizar las bolsas de carga de la nave, llenarlas de orina y, a través de un proceso de ósmosis, purificarla en agua para usarla como relleno de los muros del habitáculo espacial como barrera de protección (y aunque pueda parecer poco higiénico es una de las líneas de investigación que están manejando).

486236main_hdu_night_drats2010_full

La unidad habitable es modulable y adaptable a múltiples escenarios: la Luna, Marte, un asteroide o como hábitat de una nave espacial:

Misiones diferentes requieren diferentes tamaños de habitación

Y aunque las pruebas acaban de finalizar, la NASA espera que en 10 años puedan tener una unidad de demostración ya sea volando o conectada a la Estación Espacial Internacional.

Quién sabe, quizás durante estos meses la NASA ha estado probando el prototipo de lo que podrían ser las primeras viviendas que colonizarán Marte dentro de una década, realmente fascinante.