Después de diez años de alianza en los que han generado cerca de 1.500 millones de euros en beneficios y reportado dividendos a sus compañías matrices por un monto aproximado de 1.900 millones de euros, Sony Corporation anunció hoy que le ha comprado a Ericsson su 50% de la joint venture Sony Ericsson por 1.050 millones de euros haciéndose con la totalidad de la empresa.

A cambio de esos 1.050 millones de euros, Sony Ericsson no solamente pasa a manos de Sony en su totalidad sino que también se queda con la propiedad de cinco familias de patentes de tecnología inalámbrica de Ericsson. Además han firmado un acuerdo de licencia cruzada por el que ambas compañías podrán intercambiar su propiedad intelectual.

¿En qué se traducirá esto para los usuarios? Pues según declaraciones de Howard Stringer, CEO de Sony:

Esta adquisición tiene sentido para Sony y Ericsson, y hará una gran diferencia para los consumidores, que quieren conectarse con el contenido estén donde estén y cuando quieran. En una industria vibrante como la de los smartphones, ganando acceso a las más importantes y estratégicas IP, y sobre todo con un amplio acuerdo de uso de patentes mixtas, nuestra estrategia de cuatro pantallas está en su lugar. Tenemos mucho más alcance y rapidez en ofrecer a los consumidores todo tipo de smartphones, laptops, tablets y televisiones que se conecten unos con otros y abran nuevos mundos de entretenimiento online. Esto incluye los propios servicios de la red de Sony, que han sido muy valorados por los usuarios, como PlayStation Network y Sony Entertainment Network.

Así que Sony por un lado busca crear un ecosistema sólido de dispositivos propios que se puedan integrar entre sí y nutrirlos de contenidos a través de sus servicios, y por el otro consigue nuevas patentes y acuerdos de propiedad intelectual para protegerlo y potenciarlo rápido. Veremos qué tal les sale la jugada.