Uganda Coche electrico

La dependencia que tenemos con los combustibles fósiles es enorme y, además, las emisiones que vierten a la atmósfera nuestros coches, las centrales térmicas o la industria, contaminan el aire que respiramos (repercutiendo en nuestra salud). La apuesta por la sostenibilidad es un compromiso que todos debemos asumir (recordemos a Google y su apuesta por las energías limpias) y que ya empieza a calar, incluso, en la industria del automóvil con el lanzamiento al mercado de vehículos eléctricos. Precisamente, apostando por la sostenibilidad y los vehículos eléctricos, un grupo de estudiantes de una universidad de Uganda adoptó el reto de diseñar y construir el primer vehículo eléctrico de su país, el EV Kiira, que hace un par de días fue presentado.

Asumiendo el reto de demostrar que Uganda y, por extensión África central, era capaz de construir un vehículo eléctrico, un equipo de 20 estudiantes comenzó a trabajar en el proyecto. Utilizando un volante y algunos accesorios fabricados para vehículos covencionales, el resto de componentes, incluyendo el motor o la transmisión, son "made in Uganda" puesto que han sido diseñados y construidos en el país, algo que además de ser un orgullo para los estudiantes de ingeniería de la Universidad de Makerere es todo un símbolo para el país:

Cuando comenzamos el proyecto, hemos querido demostrar que Uganda tiene un talento tan bueno como en los EE.UU. o Alemania

Tras tras años de trabajo, el EV Kiira fue presentado en sociedad el martes y realizó varias pruebas funcionales en las que alcanzó los 65 kilómetros por hora siendo capaz de subir cuestas con una inclinación de 55 grados. Según el supervisor del proyecto, Paul Isaac Musasizi, el EV Kiira está diseñado para alcanzar una velocidad máxima de 150 kilómetros por hora con una autonomía de 80 kilómetros con una carga completa de sus baterías:

El vehículo puede marchar a una velocidad elevada, el motor responde perfectamente, la marcha atrás es perfecta y, además, ha sido capaz de subir por una superficie inclinada con un rendimiento muy bueno.

De todas formas, al EV Kiira aún le quedan algunos ajustes para que pueda dar origen a una serie de vehículos comerciales. Para empezar, durante las pruebas se detectaron que conforme se aumenta la velocidad, el vehículo comienza a temblar (de ahí que durante los 4 kilómetros recorridos en las pruebas no se superasen los 65 kilómetros por hora) algo que sumado a un mejor ajuste del volante, hacen que el prototipo aún necesite pasar por un proceso de mejora.

Abordar este proyecto no fue fácil, básicamente lo único que teníamos era fe y no contábamos con dinero. Afortunadamente, el Presidente Museveni nos otorgó una subvención y de inmediato comenzó el trabajo, si bien conseguir que la gente se involucrase en el proyecto tampoco fue fácil

Nuestro personal, tanto docentes como alumnos, no solían involucrarse en proyectos de este tipo, sin embargo, si se diesen proyectos similares en otras universidades, los métodos docentes mejorarían notablemente permitiendo que saliesen de la universidad nuevos titulados de alto valor

El EV Kiira es todo un símbolo de superación para estos estudiantes y, tras el éxito del proyecto, quisieran poder desarrollar este tipo de vehículos comercialmente así que han asumido un nuevo reto para diseñar un nuevo vehículo eléctrico con 28 asientos que pueda ser utilizado en el transporte público, abanderando así un transporte público sostenible y no contaminante.

Una bonita que demuestra que la Universidad puede adoptar nuevos modelos de enseñanza mucho más cercanos a la realidad de las empresas y la industria.