Mucho cambió en los entornos iOS desde el lanzamiento de la App Store, allá lejos y hace tiempo. Fue durante la era de la PC, ¿recuerdan? Sí, como en el... ¡2008!

Por entonces, cortar las rejas de la seguridad del dispositivo y hacerle jailbreak al iPhone o al iPod Touch era la única manera de lograr acciones tan simples como cortar y pegar, o más complejas, como trabajar con multitarea o filmar.

Hoy iOS no sólo ofrece las prestaciones básicas de cualquier ordenador (como se puede leer en nuestra guía de iOS 5), sino que también integra apps como Recordatorios, Mensajes o un Safari recargado con Lista de Lectura, que nos permiten reemplazar programas de pago que antes eran casi obligatorias (Things y sus 9,99 dólares, o Instantapaper entre otras). Ni qué decir de todas las mejoras de la cámara de fotos o de edición de imágenes y vídeos, algo que infartó a otros tantos desarrolladores.

Ahora bien, entre los más de 500 mil títulos de la App Store, ¿podemos encontrar aplicaciones gratuitas para cada tarea que queramos o tengamos que hacer con el iPad? Ese es el desafío de esta serie de notas que hoy comienza en el rubro de la edición de documentos, el manejo de archivos PDF y los cuadernos.

Echen una mirada a este listado caprichoso y seguramente incompleto (esperamos más sugerencias en los comentarios) y noten cuán barato puede salir trabajar en serio con la tableta.

Textos procesados y en la nube

Tan simple como entrarle a la tecla y tener la seguridad que nada se perderá. Que aquello quederá guardado en la nube. Aquí algunos programas que hacen gala de su versatilidad: Evernote, Simplenote, Saundry Notes, Memeo Connect Reader Google, Google Docs, G-Whizz! y Memeo Connect Reader Google.

Evernote

¿Cuántos son lo que usan Evernote como su sistema número 1 de edición de notas? No hay razón para no valerse del elefantito como procesador de texto de cabecera. Además, ofrece sincronización con todos nuestros dispositivos, acceso web incluido (multiplataforma).

Excelente a la hora de grabar entrevistas, charlas o conferencias. Y una gran compresión de los archivos de audio, que permite compartirlos sin problemas por mail (pero, por lo mismo, no son de buena calidad para su posterior reproducción, si lo que queremos es un resultado profesional).

Tan flexible es el gestor de notas, que el portador podrá optar para usarlo como anotador, grabadora, marcador de navegadores, task manager, plataforma para trabajar en grupo y un largo etcétera. ¿Está claro que es mi favorito?

  • Ideal para: nunca perder nada, pero nada, de lo que vemos en la web o hacemos.
  • Abstenerse: nadie. Todos tienen derecho a ordenar su mundo virtual con Evernote.

Simplenote

Otra solución para editar textos es Simplenote, una buena manera de estar enlanzados desde cualquier ordenador o dispositivo con nuestras notas (es multiplataforma). Minimalista por dónde se lo mire, pero con interesantes aditamentos: podemos acceder a diferentes versiones de nuestras notas (al estilo de Lion) y compartir fácilmente los documentos, en grupos de trabajos asignados. Lo usé durante un tiempo, pero frente a Evernote, la verdad es que se queda chico. Es eso, simples notas.

  • Ideal para: aquellos que no quieran complicarse la vida. Y quieran tener un anotador rápido para apuntar un teléfono o una lista de cosas para hacer.
  • Abstenerse: quienes esperan sumarle a sus notas aditivos multimedia. O quienes esperan un procesador de texto completo.

Saundry Notes


Más orientada hacia el uso corporativo, se encuentra Saundry Notes. La idea es que a través de este entorno, las modificaciones que hagamos en tal o cual nota, sean apreciadas casi de inmediato por todo nuestro grupo de trabajo (siempre gracias a la nube o a una misma red WiFi). Pero además, el anotador es altamente versátil, ya que podemos sumar a la hoja (a rayas, a cuadros, o en colores, que nos ofrecen de base) fotos, texto a mano, texto tipeado, dibujos, notas de voz, marcas flúo.

Y aquí viene lo mejor: una vez acabada la faena, podemos exportar nuestra composición en varios formatos (PDF y JPG, entre ellos) y enviarlo a Evernote, GoogleDOC, Mail, Dropbox o iTunes. Las notas originales pueden ser importadas de todos estos servidores, también. Otro favorito, por potencia, por su interface (menú del tipo anillo, alrededor de la zona en la que pulsemos), y por su utilidad real en entornos empresarios o educativos. ¿Se vendrá la integración con iCloud?

  • Ideal para: poder editar archivos alojados en la nube de varios servicios. Uno de los más completos anotadores gratis del mercado.
  • Abstenerse: los amantes de las interfaces minimalistas.

Google Docs y G-Whizz!

La potencia de Google Docs no puede pasarse por alto. Entró tímidamente en nuestras vidas, y hoy es un aliado de primera para todos aquellos que viramos nuestros calendarios y mails hacia la marca del buscador. G-Whizz! Free es una llave de acceso a todos los servicios de Google, incluido, claro, Docs. Pero su diseño no es muy agradable a la vista (en realidad es más feo que retar a niño ajeno) y debemos estar online para trabajar.

  • Ideal para: fanáticos de Google Docs y que quieran tener todos los servicios a mano, incluido Picasa y Google Voice.
  • Abstenerse: aquellos que no estén todo el tiempo online.

Memeo Connect Reader Google

Más recomendable, desde el punto de vista estético, es Memeo Connect Reader Google. Una gratis y bella manera de leer nuestras notas offline almacenados en la nube de Google, incluso los PDF, las presentaciones y las hojas de cálculo. Rapidísimo a la hora de abrir archivos pesados. Tan sólo es cuestión de teclear nuestro usuario y pass, y allí aparecerán todas las carpetas archivadas en los servidores. Todavía no se pueden modificar los textos (es sólo un lector), pero la casa Memeo promete en breve un editor. ¿Será también gratis?

  • Ideal para: amantes de las apps a pantalla completa, realmente completa.
  • Abstenerse: si lo que se quiere es editar los trabajos. Al menos, por ahora.

PDF, no te tengo miedo

Hubo un tiempo en el que trabajar con PDF era toda una complicación en iOS. De hecho, hubo un tiempo en el que que hacer cualquier cosa era complicado en un sistema operativo que ni siquiera permitía copiar y pegar. Con iBooks acceder a este tipo de archivo ya no tiene ningún misterio. ¿Qué más hay en la tienda de la manzana?

Adobe Reader

GoodReader es una aplicación de pago (4.99 dólares) conocida en el entorno como “la navaja suiza” ya que permite editar archivos PDF, bajar cualquier documento de la web, levantar un cliente FTP, entre otras tareas. Pero si lo que buscamos son opciones gratuitas, desde hace poco contamos con la app free de Adobe Reader. Para manejar PDF con soltura. Estos se pueden sincronizar a través de iTunes o bajarlos del Mail al mismo iPad (mediante la opción, abrir con... del programa de correo).

  • Ideal para: los amantes de los clásicos (se trata de los creadores del PDF, que tanto).
  • Abstenerse: los que buscan mayores posibilidades de las que ofrece un simple lector.

iBooks

Otra buena alternativa es... ¡iBooks!. Una gran app, firmada por Apple, para leer con elegancia nuestros libros y revistas bajadas del servidor de mail o de la red (si no están comprimidos, Safari descarga los PDF y nos permite abrirlos y guardarlos en iBook). Claro, también sirve para acceder al formato ePub, pero ahí dejamos de contar.

  • Ideal para: los que quieran leer con estilo...
  • Abstenerse: nadie. Si tienes un iPad, vas a querer iBook.

CloudReaders

Si el objetivo es acceder a* e-books* comprimidos (ZIP y RAR), o archivos .CBZ o .CBR, celebremos el título gratuito CloudReaders. Además de contar con comunicación con iTunes, también habilita intercambio p2p entre iPads/iPhones vía Bluetooth.

Una característica muy interesante: se pueden hacer anotaciones sobre los libros, con el botón Pen, siempre y cuando tengamos instalados la aplicación gratuita Neu.notes (ver más adelante). ¿Cómo definirlo? Es un iBook con vitaminas.

  • Ideal para: lectores voraces.
  • Abstenerse: aquellos que no suelan bajarse libros de la red, y que se contenten con los .PDF o .EPUB

Dropbox

A la hora de hablar de lectores de PDF pocos se acuerdan de otro favorito de multitudes: Dropbox. Porque este soft de sincronización en la nube (para muchos, el inspirador real de iCloud) cuenta con una app que es a la vez un poderoso viewer de archivos. Sean de vídeos, de audio o de gráfica, tales como PDF o DOC. ¿Qué podemos decir de Dropbox que no se haya dicho? Como sucede con Evernote, son tantas las variantes de uso que ofrece este sistema, que tenemos la sensación de que sus bondandes llegan hasta la nube.

  • Ideal para ¡todo! Es un disco rígido en el cielo.
  • Abstenerse sólo si contás con otro servicio de almacenamiento en la nube.

Grandes cuadernos para terminar: Moleskine, Bamboo y Neu.Notes

¿Te compraste un lápiz capacitivo y quieres convertir a tu iPad en un bonito cuaderno de 480 euros? Para ello no es estrictamente necesario recurrir a Penultimate, que es la aplicación más difundida y de pago. En anotadores y afines, hay grandes variantes gratuitas.

Desde la lujosa Moleskine, de la refinada marca de papelería (sus libretas eran las favoritas de Picasso) hasta la todo terreno Neu.Notes pasando por Bamboo Notes, excelente software proveniente de otra marca del sector.

En definitiva, para gozar de una interface exquisita, Moleskine. Para obtener grandes funcionalidades, Neu.Notes (permite enviar los trabajos en formatos como PNG o PDF). Y un punto medio es Bamboo.

En conclusión, como todo en la vida, siempre encontraremos una opción que no cueste nada. La diferencia es que, en estos casos citados, eso no significa necesariamente rescindir calidad.