No es noticia de última hora. La inmediatez, no tiene nada que ver con el objetivo de señalar el abuso de autoridad que nuevamente ejerce el gobierno mexicano en contra de sus ciudadanos por expresar su opinión — de cualquier tipo — en Twitter.

Hace unas semanas las víctimas del evidente autoritarismo del gobierno mexicano fueron dos usuarios veracruzanos de Twitter: el gobernador de ese estado, Javier Duarte, los acusó publicamente en su cuenta de twitter de “terrorismo”, los encarceló por más de 20 días y además promovió una ley anti-constitucional para perseguir “rumores” en Twitter.

El legado de Duarte, no tardó en producir más desastrosos efectos en México.

Este fin de semana, en el marco del segundo accidente áereo que sufre un también, segundo Secretario de Gobernación durante la administración de Felipe Calderón, nuevamente se produce un sospechosísmo en México, debido a que éste evento sucedió a días del aniversario del accidente de Juan Camilo Mouriño y esta vez además, se detuvó a una persona por sus comentarios sarcásticos al respecto en Twitter.

A pesar de que las condiciones climáticas se mencionan oficialmente como causa del accidente, la nubosidad que impera en el sistema de justicia mexicano y el gobierno en general, degeneró una vez más en el abuso de la ley.

Esta vez la víctima de un sistema incapaz de discernir entre una broma y una advertencia provocó la detención —sin orden de aprehensión y con lujo de violencia -- del ciudadano Mario Flores (@mareoflores) quien al igual que muchos otros ciudadanos conscientes del extraordinario accidente también sucedido hace 3 años en el mes de noviembre, hicieron comentarios en Twitter en vísperas de la fecha geek del 11/11/11.

A estas alturas supongo que todos saben la verdadera indignación que hubó el día de ayer ante la detención de Mario. No hay necesidad de repetirlo. Aquí esta el vídeo de @mareoflores al ser liberado de las instalaciones de la PGR en la Ciudad de México:

Mucha gente pedía no “especular” acerca de que sus tuits eran la razón por la cual #mareoflores fue detenido. Una vez más se comprueba que la sociedad es menos tonta de lo que algunos creen, o de plano, especulan muy bien. Twitter no es una agencia oficial de noticias y quien no lo entienda y no sepa como conducirse en ese entorno, es su problema.

La PGR confirmó después de liberarlo, que la detención de Mario Flores se debió a un “tweet”:

Con la finalidad de agotar todas y cada una de las líneas de investigación, y en cumplimiento con el acuerdo ministerial dictado en los autos que integran la indagatoria de los hechos acaecidos en el poblado de San Juan Tezompa, Municipio de Chalco, Estado de México, en los que perdieran la vida el Secretario de Gobernación y siete servidores públicos más, el agente del Ministerio Público de la Federación tomó la declaración, en calidad de testigo, al titular de la cuenta de twitter @mareoflores.

Una vez que rindió su declaración sobre los motivos por los que publicó en su cuenta de twitter el comentario "no salía tan temprano desde que se cayó la avioneta de Mouriño, anden con cuidado funcionarios voladores", se le permitió retirarse de las instalaciones, toda vez que hasta este momento, no existe relación entre la publicación del tweet y el accidente aéreo.

El Gobierno Federal, a través de la Procuraduría General de la República, refrenda su compromiso de agotar todas las líneas de investigación necesarias para el esclarecimiento de los hechos antes señalados.

Entiendo que una agencia de investigación tiene que agotar todas las líneas de investigación, sin embargo, creo que debe ser en todas las ocasiones y no únicamente cuando involucran a un funcionario público, comentarios críticos --en cualquier grado, incluídos el sarcasmo y la burla -- que aluden al gobierno o bien, denuncian la violencia que ha generado el fallido combate contra el narcotráfico en México. La aplicación de la justicia selectiva es lo que no deja de asombrar del gobierno mexicano. Además de todo, ofende.

¿Pero saben?, me parece extremadamente curioso que una agencia de investigación que refrenda su compromiso para agotar las líneas de investigación haya olvidado leer la entrada que publicó hace 3 años @mareoflores en su blog, acerca de la nefasta experiencia que vivió cuando sucedió el accidente de Juan Camilo Mouriño y que de hecho advierte:

*Este post puede contener por lo menos una frase exagerada.

No es nada nueva la forma autoritaria y claramente ilegal con la que se conducen en demasiadas ocasiones las autoridades mexicanas. Human Rights Watch, de hecho presentó la semana pasada un reporte titulado "Sin derechos, Sin seguridad", acerca del uso faccioso de la ley en México, los abusos que comenten las fuerzas armadas contra civiles en la Guerra contra el Narcotráfico® y la falta total de respeto a las libertades civiles que la guerra esta produciendo en México.

¿Cuál es la seriedad y capacidad de un cuerpo policiaco incapaz de discernir entre una broma y una amenaza en un timeline de Twitter? Es díficil contestarlo, la situación bien podría ser una especie de Loca Academia de Policía -- pero el chiste en realidad y desgraciadamente es el sistema de justicia mexicano que "inicia sus investigaciones con chistes de gente chistosa en Twitter", tal y como describe a la perfección @ashauri en esta crónica que no deberían perderse.

Tampoco hay que perder de vista el papel que medios de comunicación -- como CNN o comentaristas (también llamados periodistas en México por alguna extraña razón) -- tuvieron al enfocar su atención en tweets, que desde un principio describieron erróneamente como “predicciones” cuando en realidad fueron “coincidencias”. Desafortunadas, claro. Pero lejos, muy lejos de ser predicciones y mucho menos, serias.

@Mareoflores no fue el único en bromear al respecto. El usuario @Morf0 también lo hizo, lo cual le valió ser entrevistado de una forma patética por los comentaristas de CNN, quienes le pedían que confirmara su identidad, que confirmara que el había escrito el mensaje, que confirmara que no tenía “información adicional” que lo hubiera hecho tuitear su -- como bien describe el propio @morf0 -- terrible coincidencia. Nada más.

Al igual que sucedió con la poco creíble #OPCartel hace unos días, los comunicadores y medios mexicanos nuevamente alimentaron la vorágine de confusión. Algunos periodistas francamente innombrables incluso tacharon de ciberterrorismo a tuits evidentemente sarcásticos — que al menos que se viviera en una dictadura — no tienen porque considerarse peligrosos, al menos que se carezca de cerebro.

Lo que se esperaría de los periodistas no son peticiones de investigación de bromas por no soslayar el contexto actual de México como lo pidió Carmen Aristegui, mucho menos, clases de moral como la que tuiteó Mario Campos. Los ciudadanos no son periodistas, no estamos en Twitter para hacer periodismo, sino para comunicarnos.

Los periodistas en vez de cuestionar el por qué Mario Flores fue detenido con violencia y sin órden de aprehensión, se concentran en lo irrelevante en vez de investigar cuáles son los protocolos de monitoreo de redes, sí cumplen con las políticas vigentes de privacidad de datos, o cómo es que un tweet lleva al domicilio de un usuario. Pero no, prefieren no hacer la diferencia.

Es increíble que a los medios de comunicación, junto con el gobierno, les sea tan díficil entender que la ciudadanía no tiene la culpa -- entiendan bien -- de las condiciones climatológicas ni de las fallas mecánicas de los artefactos aéreos del gobierno. Tampoco tienen la culpa de no creer en su gobierno, simplemente, no hay los elementos para hacerlo. Los abusos de autoridad por cierto, no son así como que la mejor estrategia para reconstruír la confianza en las instituciones, creo yo.

Repito: Sí nos tocan a uno, nos tocan a todos. Y ayer lo hicieron. La detención de Mario Flores es un ataque personal a todos lo que usamos la red para expresar cualquiera que sea nuestra opinión, organizarnos de la forma que queramos y encontrar juntos las posibilidades que más nos convengan para poder, de hecho, transformar más allá de la retórica burócrata, mediática o partidista -- nuestros espacios, nuestras comunidades, nuestras redes.

Estamos perdiendo el tiempo en estos tuits [..] que son una curiosidad…

Yo soy un usuario mexicano que quiero paz para mí y mi familia y sobre todo, para mi país. Quiero que ya no pasen este tipo de cosas, que no caigan secretarios del cielo y no vayan por tuiteros a su casa.

Mario Flores tiene toda la razón: esto no puede volver a suceder.

Lo anterior fue dicho por @mareoflores en el programa de la periodista Carmen Aristegui en NoticiasMVS -- quien por cierto, recibió todo el apoyo en Twitter cuando ella fue víctima de abusos contra sus derechos y libertades.

El estado de descomposición de los medios de información masivos en México es directamente proporcional a la que sufre el gobierno mexicano. Y es que sin información no es posible tomar desiciones adecuadas. A esto súmenle que gente sin el más mínimo sentido común, reproduce las opiniones desinformadas de los grandes periodistas sin cuestionarlos en lo más mínimo. Media literacy que le llaman.

En vísperas de las elecciones el próximo año podemos esperar más basura, más desinformación, más nubosidad… e internet es uno de los campos de batalla, simple y sencillamente por su pluralidad, su descentralización, su naturaleza democrática y las posibilidades que ofrece para poder desarrollar una verdadera democracia, la cual cada vez queda más claro que existe parcialmente y solo de una forma muy elemental en México.

Personalmente, creo que hay una gran parte de la sociedad que esta años luz del status quo (y la clase polítiquoa, aspirantes a clase polítiquoa, élites equonómicas, paraciudadanos y quomunicadores “profesionales” que lo quonforman) y por esto, la gran noticia es que a pesar de la nubosidad que generan, a algunos nos queda claro que no vamos a permitir ni una vez más que más ciudadanos sean levantados por fuerzas policiales sin seguir los procedimientos legales para poder obtener una declaración oficial acerca de sus expresiones. Tampoco toleraremos que comunicadores profesionales cuestionen sin razón la integridad de gente inocente como resultado de su carencia total de sentido común.

La libertad y la democracia no caen del cielo: No te calles.

Imagen vía ELDH