Tan solo 90 segundos estuvo Thomas Senkel en el aire, tan solo minuto y medio duró el primer vuelo tripulado de la historia sobre un multicóptero a finales de octubre pasado. Un vehículo que según la empresa fabricante, la alemana e-volo, es innovador porque no entra en ninguna categoría, es eléctrico, capaz de transportar personas y arranca el vuelo de forma vertical. Por si fuera poco es tolerante a fallas puesto que puede continuar el vuelo incluso si cuatro de sus dieciséis motores fallan.

Y al mantenerse de 10 a 30 minutos en el aire y soportar hasta 80 kg de peso (con todo y baterías), en algunos contados casos es más que suficiente para ir por una cerveza de forma sofisticada, casi como para ofrecer una probada de futuro a los vecinos del barrio.