En un movimiento inesperado que seguramente habrá dejado a la RIAA y asociaciones similares con la mandíbula desencajada, Alicia Keys, Snoop Dogg, Kanye West y otros cuantos personajes famosos más se han aliado con Megaupload para mejorar la imagen del popular servicio de trasferencia de archivos, ese que desde hace tiempo “los capos del copyright” vienen intentado cerrar a base de demandas. ¿Cómo exactamente?

Pues admitiendo públicamente que lo utilizan y alabando sus cualidades en una serie de vídeos publicados en la web de Megaupload, quienes además también han lanzado el tema "Mega Song"(hasta tiene videoclip, el de arriba el vídeo ha sido bloqueado, ver actualización al final de post) compuesto por lo piropos de los famosos junto a números del servicio de esos que meten miedo:

  • 1.000 millones de usuarios.
  • 50 millones de usuarios activos al día.
  • Su tráfico representa el 4% del total de Internet.

O dicho de otra manera, estamos ante una de las mejores campañas de relaciones públicas que se recuerdan, y la cosa no termina aquí.

Kim Schmitz, fundador de Megaupload, ha cerrado el círculo dando una oportuna entrevista en la que en vez de dedicarse a despotricar contra los que les acosan legalmente sin descanso, explica cómo el servicio podría convertirse en uno de los mayores clientes de la industria mediante Megakey, el producto/herramienta de la compañía que permite a los usuarios utilizar el servicio sin limitaciones de manera gratuita a cambio de ver publicidad procedente de su red de anunciantes. De esta manera, en palabras del propio Kim:

[..] vamos a generar ingresos por publicidad suficientes para proporcionar servicios gratuitos de primera calidad y contenido con licencia para que nuestros usuarios puedan tener una fórmula gratuita. Imagine 450 millones de Megakeys instalados para el año 2015 con más de 5 millones de impresiones de anuncios por día.

Dejando de lado otras cuestiones, por ejemplo lo sucio o no de la estrategia publicitaria de Megaupload (Megakey sustituye la publicidad de las webs que el usuario visita por la de la red de anunciantes de la empresa), la realidad es que acaban de dar un golpe magistral: con la campaña, limpian su nombre, muestran su poder y Schmitz remata estrechándole la mano a la gente de la industria.

¿Cómo responderán ellos? Me temo que de la misma forma de siempre, demandando. A estas alturas ya ha quedado claro que lo que está matando a la industria cultural -que no a la cultura en sí- no es ni BitTorrent, ni las webs de enlaces, ni los servicios de descarga directa sino su nula capacidad para innovar y su prepotencia típica de quien no entiende nada.

Actualización: Como decía, los de la industria del copyright continúan anclados en el siglo pasado y la primera medida que han tomado en respuesta a la campaña de Megaupload ha sido bloquear el vídeo, el cual dejo en la entrada para que todo el mundo lo vea. Cada acción de este tipo es un clavo más en su propio ataúd.