¡No te pierdas nuestro contenido!

Comparativa planetas

Hace unos días, la NASA hacía públicos los primeros datos que el satélite Kepler había estado recopilando durante su misión de búsqueda de planetas que pudieran tener condiciones similares a las de la Tierra y entre los cuales se encontraba Kepler 22-B, un planeta de tamaño superior a la Tierra pero que podría tener unas condiciones ambientales similares. Hoy la NASA ha anunciado, en el marco de este proyecto, otro gran descubrimiento: los planetas Kepler 22-e y Kepler-20f, un par de planetas de tamaño similar al de la Tierra que también estarían orbitando alrededor de una estrella que haría de su Sol.

Según ha anunciado la NASA, Kepler-20e y Kepler-20f son los planetas más pequeños que se hayan encontrado fuera de nuestro sistema solar que también girarían alrededor de una estrella, al igual que la Tierra lo hace alrededor del Sol. Y aunque podríamos pensar que Kepler-20e y Kepler-20f podrían ser planetas que alojasen vida, los científicos de la NASA no lo tienen tan claro puesto que ambos planetas están demasiado próximos a su Sol y, por tanto, fuera de la zona habitable que garantizaría la existencia de agua en estado líquido.

Concretamente, Kepler-20e es un poco más pequeño que Venus, es decir, con un radio que sería 0.87 el radio de la Tierra y, por el contrario, Kepler-20f sería algo mayor a la Tierra (con un radio que sería 1.03 el radio de la Tierra); estando ambos ubicados en un sistema planetario (de nombre Kepler-20) formado por 5 planetas que estarían a una distancia de mil años luz de la constelación de Lyra.

Kepler-20e

La órbita de Kepler-20e tiene una duración de 6,1 días y la de Kepler-20f suele durar 19,6 días, lo cual deja patente que los "años" en estos planetas tienen una duración muy corta (dada su cercanía) y, por tanto, los días sería extremadamente calurosos e inhóspitos (unos 760 grados centígrados). De hecho, la temperatura de Kepler-20f sería bastante similar a la del planeta Mercurio

El objetivo principal de la misión Kepler es la de encontrar planetas del tamaño de la Tierra en zonas habitables [...] Este descubrimiento demuestra que, por primera vez, hemos sido capaces de detectar planetas del tamaño de la Tierra que existen y orbitan alrededor de otras estrellas

Hasta ahora, los científicos de la NASA pensaban que los planetas se agrupaban siguiendo un orden en el que los planetas rocosos (y de menor tamaño) estaban más cerca del Sol que los grandes (que solían ser gaseosos), sin embargo, los planetas del sistema planetario Kepler-20 están organizados de manera alterna, es decir, pequeño-grande-pequeño-grande...

Kepler-20f

Los científicos aún no tienen una teoría totalmente fiable de cómo se ha podido formar este sistema planetario pero, según parece, estos planetas podrían haberse formado en algún otro lugar lejano a su ubicación actual y se fueron moviendo durante su formación a través de interacciones con otros cuerpos mientras el planeta se estaba formando.

Kepler 22-B, el planeta que encontraron que podría tener agua, estaba en una zona habitable pero tenía un tamaño superior al de la Tierra, sin embargo, tanto Kepler-20f como Kepler-20e tendrían un tamaño muy parecido pero, al estar tan cerca de su Sol, la NASA descarta por completo la existencia de agua en éstos. Es impresionante la cantidad de información que se está obteniendo con la misión Kepler que, gracias a este satélite, está ofreciéndonos una valiosa información sobre planetas que existen fuera de nuestro sistema solar:

En el juego cósmico del escondite, encontrar planetas con el tamaño y temperaturas idóneas parece que es una cuestión de tiempo [...] Estamos esperando en el borde de nuestros asientos porque sabemos que los descubrimientos más esperados de la misión Kepler están aún por llegar

Imágenes: NASA

Galería­ de imágenes