De 300 a 8 millones de personas en el mundo, esa es la cifra del "pequeño" error obra de un trabajador de la conocida publicación. New York Times equivocó el envió de una serie de correos publicitarios sobre la suscripción online que iba destinada a 300 clientes del periódico. Lo que en un principio parecía un hack (dicho por el mismo periódico), acabó siendo un Epic Fail a millones de usuarios que nunca habían sido clientes del diario.

La historia comenzó en el día de ayer, momento en el que muchos usuarios se sentían confundidos. Una serie de mails eran reproducidos en las redes sociales y todos provenían del mismo lugar, llegaban desde el New York Times. Los correos venían a pedir a los antiguos abonados al diario su reinserción en el mismo con una oferta de un 50% de descuento por la vuelta a la suscripción. Junto al correo, un número al que llamar para volver a inscribirse.

El problema es que muchas de las quejas que comenzaban a reproducirse eran de usuarios que nunca habían estado suscritos al periódico (aunque sí se habían logueado en algún momento determinado), por lo que comenzó a desarrollarse la teoría de que un grupo de spammers había tomado el control de las listas de correo que el diario tiene destinadas a temas de marketing.

Aún así, el correo parecía totalmente legítimo y decía lo siguiente:

Estimado suscriptor de entrega a domicilio, nuestros registros indican que usted ha solicitado recientemente la cancelación de su suscripción a la entrega a domicilio ... Esperamos que usted reconsidere la opción ... Para continuar el proceso de suscripción llame al número...

Muchos de los usuarios comentaban que al tratar de llamar al número mencionado en el correo electrónico la señal daba todo el tiempo el estado de "ocupado". Lo mismo comenzaba a ocurrir con otros números del diario, aquellos destinados a la atención al cliente, situación que posiblemente indicaba que el sistema de llamadas estaba colapsado por el número de llamadas.

La llamada masiva de personas junto al feedback que comenzó a tener la noticia en las redes sociales tuvo una primera respuesta del diario a través de Twitter:

Si usted recibió un correo electrónico en el día de hoy sobre la cancelación de su suscripción en el New York Times, ignórelo. No es de nosotros.

El rumor entonces derivó en que podría ser causa de la empresa de marketing que lleva al diario y a muchos de los grandes medios, Epsilon Data Management. Epsilon fue recientemente hackeada, por lo que podría haber sido tomada de nuevo por una serie de ataques en forma de spam masivo.

Hasta que finalmente el propio diario admitió la causa del error a través de una serie de Tweets:

Lamentamos el error, pero no se puso en peligro la privacidad de nadie. Enviamos por error ese correo electrónico. Por favor, ignórelo. Pedimos disculpas por cualquier confusión que esto pueda haber causado... Fue enviado por un empleado del Times, no un empleado de Epsilon. Aparentemente hubo un “pequeño” error y un correo que debía ser enviado a 300 personas le llegó a 8 millones.

Así es, la oferta del 50% durante 16 meses por mantener la suscripción terminó en el buzón de entrada de los correos de 8,6 millones de personas en todo el mundo.