¡No te pierdas nuestro contenido!

El Partido Pirata Catalán lanzó la primera piedra juntando firmas e iniciando una demanda global contra los Estados Unidos por el cierre de Megaupload. La noticia es que se han plegado a la iniciativa otros partidos europeos que -¡por fin!- se ponen del lado de todos aquellos usuarios que confiaron en un servicio y alojaron allí sus archivos. En concreto, según anunció el 'Partit Pirata' en su web, la operación del FBI "ha impedido el acceso a millones de archivos de particulares y organizaciones, ocasionando graves daños personales y económicos". Y esto no puede quedar impune.

Lo hemos dicho aquí en ALT1040: agentes policiales, sin necesidad de ninguna SOPA y sin siquiera media PIPA, pudieron suprimir o congelar de un plumazo la información que infinidad de usuarios (terceros, inocentes, tal vez tú, tal vez yo) habían alojado en un servicio pago. Millones de internautas, a esta hora, no saben si sus discos rippeados (o no), los apuntes de su vida escolar o su colección de películas -infringidas o no las leyes de copyright- sobreviven en algún lugar. O si permanecerán en la sombra, junto a Megaupload.

Pero hay algo casi tan importante en las consecuencias de la clausura: se acusa al Gobierno de Estados Unidos de "apropiarse indebidamente" de los datos personales de los usuarios de Megaupload.

Sólo en España la iniciativa de demanda a los Estados Unidos ya tiene el respaldo de unas 1.500 personas que se presentarían como parte perjudicada. Lo interesante del caso es que otros partidos de Reino Unido, República Checa, Ucrania, Francia y Suecia, han tomado la causa como propia.

Hasta ahora estas organizaciones se han unido:

¿Cómo se procede a hacer esta demanda?

  • Cada partido ha alojado o va a alojar en sus páginas un formulario similar al del Partido Pirata Catalán para que se "inscriban" los damnificados. En España, según informaron oficialmente, en tan sólo 24 horas recibió solicitudes de unas 1.500 personas perdujicadas.

  • Las demandas se lanzan en dos frentes: 1) Se responsabilizaría a la industria del entretenimiento estadounidense de la pérdida de archivos legítimos de particulares y organizaciones. 2) Por el otro, se demandaría a las autoridades estadounidenses por violar la privacidad de los usuarios que tenían en Megaupload sus perfiles personales, que en el caso de España, vulneraría los artículos 197 y 198 del código Penal.

  • La otra punta de la disputa: ¿puede Estados Unidos apresar a personas de otra nacionalidad en otro país por un "delito" de internet, que es global y no particular? Esto opina Loz Kaye, líder del Partido Pirata en Reino Unido, según publicó la BBC de Londres:

"El FBI ha usado un martillo muy largo para romper su nuez. Ninguno de los arrestados (en el caso Megaupload) eran estadounidenses. Ayer se produjo otro arresto de un ciudadano estonio en Holanda y no han querido darnos sus datos. Si damos la impresión de que esto es el salvaje oeste y que gana el que tiene la pistola más larga, nos vamos a meter en un problema social importante. Aquí no hablamos de razón de estado, aquí hablamos de razón de empresa. Por la misma razón un señor de Rusia puede detener a alguien en Estados Unidos. Eso ya asomó la oreja con el tema de clic Wikileaks".

Es un debate que se ha postergado más de la cuenta. El cierre de Megaupload en la mayoría de los medios se ha agotado en la fortuna de Kim Dotcom o en el nuevo auge del p2p. Pero por ejemplo, existen otros daños colaterales notables. Según la BBC, al Partido Pirata en Reino Unido también le preocupa la repercusión que el cierre de Megaupload pueda tener en futuros emprendimientos tecnológicos. "Incluso servicios como Dropbox se lo estarán pensando dos veces", comenta Loz Kaye, "esto alterará la innovación. No sabemos lo que va a pasar".

Eso, no sabemos qué va a pasar...